Valeria Zarsa

“NO ES FÁCIL DENUNCIAR A UN MIEMBRO DE LA IGLESIA,PORQUE UNX VA CONTRA UNA INSTITUCIÓN,NO CONTRA UNA PERSONA»

Así lo afirmó Valeria Zarsa, ex monja, sobreviviente del ex cura Agustín Rosa Torino y miembra de la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de Argentina, quien habló sobre el intento de prescripción de la causa contra el sacerdote Emilio Lamas.

Imagen : Primera Plana

“Veo que están por prescribir la causa de un verdadero abusador y realmente me indigna como se está manejando la justicia salteña”, respondió al ser consultada por el pronunciamiento que hizo a través de las redes sociales.

Valeria explicó que se encuentra principalmente conmovida por lo que ocurre en la provincia ya que fue aquí donde denunció a quien abusó de ella, el ex cura Rosa Torino, y porque acompañó a otras víctimas de sacerdotes a realizar las denuncias. Sobre el caso de Emilio Lamas dijo: “No puede ser que habiendo las pruebas que hay, lo psicológico,porque cuando uno es abusado de chico, no podés hablarlo inmediatamente”.

Zarsa afirmó que para que una víctima de abuso sexual pueda hablar tiene que generarse una situación de confianza, contar con apoyo emocional de amigos, familiares o compañeros. “Con el tiempo uno va callando, va tapando muchas cosas, tiene que seguir adelante como instinto de supervivencia”, planteó.

“Interiormente hay toda una movida de situaciones que se viven tapando. No lo protegen a Emilio Lamas porque es Emilio Lamas, no lo protegen al padre Rosa porque es el padre Rosa, de hecho tanto el Obispo como otros sacerdotes nunca lo quisieron al padre Rosa, los protegen porque es conveniente”, aseguró Valeria.

Imagen : El Expreso-cura Emilio Lamas

La ex monja planteó que las dificultades de denunciar a los miembros de la iglesia inician desde la defensa que realizan personas que en algún momento fueron ayudadas o contenidas por los sacerdotes, que pueden llegar incluso a amenazas, pero también por la influencia que éstos tienen sobre distintas instituciones, como la policía, y que incluso pueden dejar sin trabajo a quienes los denuncian. “Te persiguen por la calle, te llaman, te insultan, te dicen que te vas a morir, te amenazan de muerte. Llegas a denunciar y tenés que declarar, pasar pericias psicológicas, ratificar la declaración. Tenés que bancarte un abogado defensor que te come viva, te humillan, te basurean, te quieren hacer equivocar, y esa es una primera partecita de todo el baile”, contó Valeria y dijo que esta es la razón por la que entiende a quienes deciden no denunciar los abusos sexuales.

«En Salta hay muchísimas irregularidades. Hay otros organismos que muchas veces protegen a las víctimas, en otras provincias, las ayudan, las acompañan, les dan acompañamiento psicológico y no permiten los fiscales que los abogados defensores basureen, ni griten, ni levanten la voz, a las víctimas”, aseveró.

“Mientras dejemos un criminal dando vueltas, mientras no se hace justicia, le está pasando a otras personas, esa es la parte que nunca se entiende”, expresó y planteó la necesidad de cambiar como sociedad y apoyar a las víctimas, no sólo de abuso sexual eclesiástico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *