Noticias Destacadas

Natalia Sedova *

?El destino me otorgó, además de la felicidad de ser un luchador de las causas del socialismo, la felicidad de ser su esposo. Durante los casi cuarenta años que vivimos juntos ella fue siempre una fuente inextinguible de amor, bondad y ternura. Soportó grandes sufrimientos, especialmente en la última etapa de nuestras vidas. Pero en algo me reconforta el hecho de que también conoció días felices?.
León Trotsky

Natalia Ivanova Sedova nació en Abril de 1892, el 14 del antiguo calendario, en Rommi, una pequeña ciudad ucraniana. Su familia pertenecía a la pequeña nobleza pobre.Su padre, Iván Sedov, era de origen cosaco; su madre Olga Kolchevsky de origen polaco. Tuvieron seis criaturas, varios murieron jóvenes. Los padres murieron muy pronto: a los dieciocho años Natalia era huérfana. Fue educada por su abuela de la que evocaba con admiración la firmeza de su energía. Muchos de sus familiares estuvieron implicados en el movimiento de los ?narodnikis?, en lucha contra la opresión zarista, muchos, entre ellos su tía, conocieron el exilio en Siberia.

Natalia no podía escapar a la fermentación revolucionaria que se gestaba en la Rusia de final del siglo XIX. Así, desde su adolescencia, manifestó su revuelta. Alumna en Harkov de una institución para jóvenes muchachas nobles, organiza colectas para el apoyo de los prisioneros políticos y agita a sus camaradas para manifestarse contra la presencia obligatoria en los oficios religiosos. Esta acción implica su expulsión.

Estudiante en una Universidad femenina en Moscú, se adhirió a un grupo de estudiantes socialdemócratas. Pronto se trasladó a Ginebra para estudiar botánica. Allí Plejanov, el teórico marxista, había organizado un círculo de estudiantes. Natalia se incorporó a éstos y a los emigrados que se agrupaban alrededor del periódico. ?Iskra?, en el que Lenin era uno de los animadores. Natalia, con diecinueve años, recibió del grupo su primera misión: transportar a Rusia textos revolucionarios ilegales.

Abandonó Ginebra por París donde compartió la existencia de los emigrados políticos, que, para poder mantenerse mejor, ponían en común todos sus recursos y tomaban juntos sus comidas en un alojamiento de la calle Lalande. En el otoño de 1902 conoció a Trotsky.

Trotsky señala lo que le debía a Natalia: su primera iniciación al arte. Fue gracias a Natalia, que Trotsky cesa, lo que dice él mismo, de ser un ?bárbaro?, aunque reconoce no haber nunca superado en el conocimiento del arte los límites del diletantismo.

La revolución de Enero de 1905 los lleva a Rusia. Natalia fue arrestada el Primero de Mayo en el curso de una reunión clandestina en el bosque. Trotsky fue obligado a vivir con una falsa identidad en Finlandia. Natalia permanece encarcelada seis meses y luego fue deportada a Tver. Pero la revolución toma en octubre un nuevo aliento. Natalia y Trotsky regresan a Petrogrado donde fue pronto elevado a la presidencia del Soviet. La detención del los miembros del soviet de Petrogrado, el 3 de diciembre de 1905, señala el aplastamiento del movimiento. Trotsky condenado en 1906 a una deportación perpetua, parte en enero de 1907 para la residencia que se le había asignado, un poblado siberiano por debajo del círculo polar. Pero, incluso antes de llegar a su destino se evade y se junta con Natalia en Petrogrado, desde donde partirán hacia Finlandia con su hijo León, nacido durante la estancia de Trotsky en prisión, en febrero de 1905.

Una nueva emigración que debía durar diez años comienza para ellos, les lleva para empezar a las afueras de Viena donde nacerá en 1908 su segundo hijo, Serge.Aunque Trotsky aseguró su colaboración con la prensa democrática rusa, en particular con el ?Diario de Kiev, la vida de la familia conocerá sin embargo, momentos difíciles. Trotsky escribe en este sentido: ?Los honorarios que yo recibía de la ? Kievskaia Mysl? habrían sido de hecho suficiente para nuestra modesta existencia. Pero en los meses que le dediqué a ? Pravda?, me impidieron escribir una sola línea retribuida.. Por lo tanto sufrimos una crisis. Mi mujer conocía muy bien el camino del Monte de Piedad, y yo vendí más de una vez a los libreros algunos de los libros comprados en días más afortunados. Llegó un momento en el que nuestro humilde mobiliario fue embargado como garantía del alquiler. Teníamos dos niños pequeños, y no había una ayuda para guardarlos. Nuestra vida pesaba doblemente sobre mi mujer. A pesar de todo, ella encontraba todavía tiempo y fuerzas para ayudarme en mi trabajo revolucionario?

En Noviembre de 1914, el ?Kievskaia Misl? pide a Trotsky que sea su corresponsal de guerra en París. Su familia se le unirá en mayo de 1915 y se instlan en una pequeña casa de Sévres después en la calle Oudry, en el barrio de los Gobelinos.En Septiembre de 1916, Trotsky es expulsado de Francia y conducido a la frontera española.

Vuelven a Petrogrado después del estallido de la revolución en febrero, donde Trotsky vuelve a ser nombrado presidente del Soviet de Petrogrado en agosto. Tras la revolución de octubre, el gobierno central fue transferido a Moscú.Trotsky cuenta en estos términos su instalación en le Kremlin donde la pareja y sus hijos se instalan en un pequeño departamento. Comisario del Pueblo de la guerra, Trotsky estará la mayor parte del tiempo en el frente. Natalia trabajaba en el Comisariado de Instrucción Pública del que se encargaba Lunatcharsky, dirigiendo el servicio de museos y de los monumentos históricos. Pesada tarea en un período como el de la guerra civil. Como recuerda Trotsky : pronto comenzó la reacción burocrática que la muerte de Lenin, el 21 de enero de 1924, debía precipitar. En enero de 1925 Trotsky fue relevado de sus funciones en el Comisariado del Pueblo, en 1928 fueron deportados a Alma Ata con su hijo mayor León Sedov y en 1929 fueron expulsados del país a Turquía, iniciando años difíciles de destierro, persecución que culminarían con el asesinato de Trotsky. Trotsky y Natalia permanecieron en Prinkipo hasta julio hasta julio de 1933. Zina la hija mayor de Trotsky, se suicida en Berlín, dejando a su hijo Sieva, a cargo de León.

La existencia de Trotsky y de Natalia a partir de 1933 hasta su llegada a México en enero de 1937 fue difícil. El 20 de enero de 1932 el gobierno ruso les quitó la nacionalidad soviética. Vivieron un tiempo en Francia, en 1935 Noruega les concedió una autorización de estancia. La apertura del primer proceso de Moscú en agosto de 1936, convierte este asilo en precario. El gobierno soviético amenaza con boicotear el comercio noruego. Trotsky y su mujer son detenidos, confinados en una residencia vigilada. Solamente México, bajo la presidencia de Lázaro Cárdenas, le concede el derecho de asilo. El 9 de enero de 1937, los exiliados desembarcan en Tampico y van a vivir a Coyoacán a la casa de Diego Rivera y Frida Kahlo. En febrero de 1938, llega el golpe más terrible e inesperado que se abate sobre Trotsky y Natalia: su hijo León Sedov, operado en una clínica parisiense de apéndice, muere.

Dos años después, Stalin lanza contra Trotsky un primer ataque directo el 24 de mayo de 1940. La pareja sobrevive de milagro, pero los asesinos no descansaron y el 20 de agosto Trotsky fue asesinado.

Después de la muerte de su compañero, Natalia continuó viviendo en Coyoacán, con el nieto de Trotsky Sieva que ella había criado. El nacimiento de cuatro niñas en el hogar de su nieto aportan a su alrededor la alegría y la animación de la vida.

Pasó desde noviembre de 1954 a diciembre de 1955, una larga estancia en París, ciudad a la que la ataban bastantes recuerdos y presencias amistosas. En la primavera de 1957, consiguió obtener un visado de entrada a los Estados Unidos y visitar Nueva Cork, pero le retiraron entonces su visado y tuvo que volver inmediatamente a México. En diciembre de 1960 regresó a París. Su salud había declinado mucho .La compañera de su hijo Jeanne Martín falleció en menos de un mes por enfermedad, en el verano de 1961.Uno de sus últimos ligámenes con el pasado desaparecía también. En septiembre y en octubre se fue debilitando de más en más y murió el 23 de enero de 1962.Su entierro tuvo lugar en Columbarium de Pere Laccchaise el 29 de enero. Sus cenizas fueron a juntarse con las de León Trotsky en México. Natalia consagró los últimos veinte años de su existencia en defender la memoria de León Trotsky, de su hijo León Sedov, de los comunistas víctimas de Stalin.

*Mujeres que revolucionaron el mundo. Revolucionarias-Publicación de Convergencia de Izquierda. C.A.B.A. 2010.

FOTO: encontrarte.aporrea.org