Noticias Destacadas

Fundación Cardiológica Argentina

Mujeres: la importancia de tener un corazón sano para vivir más y mejor

El impacto de las enfermedades cardiovasculares en la población femenina representa una alarma para la salud pública, en tanto es la principal causa de muerte de la mujer y de discapacidad en la Argentina y el mundo.Sintomas-de-un-soplo-en-el-corazon

Al conmemorarse el próximo 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer los especialistas destacaron la necesidad de reflexionar acerca de aquellas cuestiones que preocupan sobre la salud de las mujeres en el contexto actual, y la importancia de contar con la prevención como camino hacia una mejor calidad de vida.

La Fundación Cardiológica Argentina, desde su programa “Corazón y Mujer”, busca generar que las mujeres tomen conciencia sobre las enfermedades cardiovasculares y la importancia de cuidar su corazón.

En ese sentido, Florencia Rolandi, médica cardióloga integrante del programa, afirmó que es necesario “saber que las enfermedades cardiovasculares son evitables y/o controlables, de modo que está en cada una de nosotras cuidar nuestros corazones”.

Rolandi advirtió que “una de cada 3 mujeres muere por enfermedad cardiovascular, lo que representa en nuestro país 1 mujer cada 11 minutos”.

Asimismo, “estimular la prevención y la adopción de conductas saludables desde edades tempranas, además de contribuir a mejorar el diagnóstico, tratamiento y pronóstico de la enfermedad cardiovascular, resultan claves si buscamos revertir estas estadísticas”; concluye Melina Huerin, médica cardióloga e integrante del programa.

En ese contexto, la Fundación Cardiológica Argentina brindó algunas recomendaciones que permitan a la mujer mantener una vida sana, una mejor calidad de vida y una salud plena a lo largo del tiempo:

Resulta fundamental la detección temprana del riesgo cardiovascular a partir de la consulta periódica con el médico. La evaluación es algo simple y cualquier profesional de la salud puede hacerlo.

Controlar la presión arterial es un paso fundamental para prevenir el ACV y la enfermedad cardíaca en las mujeres. Se recomienda que se mantenga por debajo del valor 140/90mm Hg.

Conocer los valores de colesterol también es importante. Los valores normales para el colesterol total deberían ser menores de 200 mg/dl; el colesterol HDL o bueno, mayor a 50 mg/dl; y los triglicéridos menores a 150 mg/d. Las concentraciones de colesterol LDL o malo deben ser menores a 130 mg/dl e idealmente menores de 100 mg/dl.

Controlar los niveles de azúcar en sangre. Los niveles elevados de glucemia aumentan el riesgo de complicaciones cardiovasculares. Se considera diabetes si las concentraciones superan en más de dos controles en ayunas, los 126 mg/dl. En pacientes con diabetes, el control de los factores de riesgo cardiovascular debe ser aún más estricto.

El ejercicio físico siempre es importante y sus beneficios, innumerables. Para la práctica de ejercicio aeróbico, de intensidad moderada, se sugiere, al menos, 30 minutos por día, entre 5 a 7 días a la semana.

No fumar. La adicción al tabaco es la principal causa prevenible de infarto cardíaco y cerebrovascular en la mujer. Si fumás, existen tratamientos muy efectivos para dejar esta adicción, y tu médico te puede ayudar.

Conocer las enfermedades de los padres también es importante ya que existe un componente genético hereditario en el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares. Ante padres con presión alta, diabetes, infarto cardíaco, ACV u otros problemas cardiovasculares, es muy importante saberlo y realizar controles más precozmente.

No es recomendable automedicarse ni abandonar los tratamientos médicos.

Mantener una dieta equilibrada y adoptar de hábitos saludables permitirán contar con una buena calidad de vida, fundamental para la salud en los tiempos que corren.

 

Imagen : mejorconsalud.com