Noticias Destacadas

Hicieron oír sus reclamos en la Conferencia de SIDA que se realizó en Viena

Mujeres de todo el mundo se unieron para luchar contra el VIH

Las mujeres, en especial las más jóvenes, son más vulnerables ante el VIH y necesitan respuestas frente a la epidemia que tengan en cuenta sus necesidades y respeten sus derechos. Para que las desigualdades de género dejen de ser un factor de riesgo en aumento para contraer el VIH, mujeres líderes de todo el mundo se unieron para llevar sus propuestas a la XVIII Conferencia Internacional de Sida que cerró el viernes en la ciudad de Viena.

La coalición Women ARISE está integrada por 35 redes de todo el mundo en las que participan toda la diversidad de las mujeres que luchan por sus derechos -mujeres lesbianas, mujeres jóvenes, mujeres trabajadoras sexuales, mujeres transexuales, mujeres viviendo con VIH-. La Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) coordina esta iniciativa que se propuso visibilizar la presencia de mujeres y niñas en la reunión más importante sobre VIH/sida.

?Las nuevas infecciones por VIH entre las mujeres jóvenes están aumentando en todo el mundo en el grupo de edad de 15 a 24 años. Hace un tiempo sabemos que las mujeres representan el 66% de las nuevas infecciones en la región subsahariana de África. Ahora, nuevos datos presentados en esta conferencia mostraron que esto ocurre en otros lugares?, señaló la coordinadora de Women Arise y presidenta de FEIM, Mabel Bianco, y opinó: ?esto demuestra una tendencia que va a tener un impacto tremendo. Vamos a ver un aumento significativo de las mujeres VIH positivas en la próxima generación reproductiva y tenemos que estar preparados para darles una respuesta?.

Las referentes de Women ARISE organizaron sesiones, conferencias de prensa y reuniones de trabajo en las que reclamaron un enfoque integral para enfrentar al VIH que considere también a la salud sexual y reproductiva, y no solamente a los aspectos médicos. Enfatizaron también la necesidad de cumplir con los derechos a una educación igualitaria de mujeres y varones y a que adolescentes y jóvenes accedan a educación sexual y a los servicios de salud para prevención. Además, la coalición de mujeres abogó por el derecho a vivir libres de violencia, con acceso a trabajo e ingresos suficientes y garantía para sus derechos humanos.

Las acciones de esta iniciativa en la Conferencia hicieron hincapié en la violencia contra las mujeres y su impacto en el VIH. Everjoice Win, directora de Derechos de las Mujeres de ActionAID y creadora de la Campaña Mundial “Las mujeres no esperamos, Acabemos la violencia contra la mujer y el VIH YA!!, señaló la importancia de todas las formas de violencia contra las mujeres como un factor agravante del VIH. Además, un estudio reciente en cuatro países del Mercosur, presentado por Mabel Bianco, de FEIM, también mostró que entre el 76% y el 4% de las mujeres viviendo con VIH entrevistadas en esos países fueron víctimas de violencia y en la gran mayoría padecieron la violencia antes del diagnostico de VIH. Por eso, Women Arise exigió en Viena que la respuesta a la epidemia no puede ignorar la prevención y atención de la violencia contra las mujeres, algo que promueve ONUSIDA pero que no en todos los países se está haciendo.

Microbicidas. La coordinadora de Women ARISE celebró los resultados que se conocieron durante la conferencia de estudio científico con un gel vaginal que reduce significativamente el riesgo de las mujeres de infectarse con el virus. El estudio realizado por el Centro para el Programa de Investigación en SIDA en el Sur de África (Centre for AIDS Programme of Research in South Africa – CAPRISA) demostró 40% de efectividad contra la transmisión del VIH para las mujeres en comparación con el grupo que tomó el placebo.

?Necesitamos aumentar las medidas de prevención que estén en control de las mujeres. El estudio de CAPRISA es el primero en 20 años que ha demostrado ser eficaz. Si bien esto no es todo lo que habíamos esperado, es 40% más de lo que teníamos antes?, dijo Bianco y reclamó por fondos públicos y filantrópicos que financien las investigaciones para mejorar y ampliar la eficacia de los microbicidas, sin abandonar las medidas de prevención actuales.