Noticias Destacadas

Orán: Ingenio San Martín del Tabacal

Mujeres de oro

?Nuestras mujeres: madres, esposas, hermanas son mujeres de oro?, resalta Martín Olivera, uno de los delegados en el último conflicto suscitado en el Ingenio San Martín del Tabacal, reconociendo el valor de la lucha de quienes evitaron el enfrentamiento entre los trabajadores traídos desde la frutícola, contratistas e incluso empleados provenientes de Bolivia que no se desempeñan en suelo argentino y que fueron conducidos al choque por la patronal.

?Guillermo Jakúlica, gerente de Relaciones Institucionales del ingenio -denunciado penalmente por este hecho- estuvo al frente?, narra, aún consternado por la impotencia y el avasallamiento, de quienes pretendían ingresar por la fuerza a la planta industrial con la excusa de una ceremonia religiosa.

Este intento de acabar con la huelga y toma de la fábrica que derivó en la paralización de la zafra, fue desestabilizado por un cordón humano que resistió los golpes y las pedradas del grupo contrario, al extremo de tener que hospitalizar a una de las mujeres, que tras tantas agresiones llegó a vomitar sangre.

?Nuestras esposas, madres e hijas tuvieron el valor de saltar el vallado, son mujeres de oro -repite- porque mediaron en todo esto exponiendo su integridad física?.

Olivera manifiesta que sin ellas, ambas facciones se habrían encontrado y que esto podría haber derivado en un terrible desenlace. ?Expusieron su cuerpo, su integridad física?, asegura, conmovido una vez más por el valor del mal llamado ?sexo débil?, que a fuerza de su participación activa en las demandas sociales conoce de golpes, humillaciones e insultos. Recuerda, también como en las afueras de la fábrica y a modo de maltratarlos y denigrarlos aún más se rocío a las personas con un herbicida, liberado desde un avión perteneciente a la empresa Luis Cura Fumigaciones.

El inicio del conflicto

El empleado del Ingenio, manifiesta que hubo dos puntos que desataron este conflicto. El primero de ellos se debe al juicio de tutela sindical al que siguen sujetos cinco delegados, y el despido de cuatro de sus compañeros por otra protesta generada a principios de este año.

?El sindicato no representa a nadie pero tampoco las personas que lo encabezan quieren renunciar?, señala, quien salvó su vida milagrosamente, meses atrás, cuando dos hombres intentaron apuñalarlo, diciéndole que no se meta con la ?Perra? del Castaño, el cuestionado dirigente sindical, acusado de acordar con la patronal.

El desenlace

Finalmente, el conflicto alcanzó un punto intermedio el sábado 6 de septiembre cuando tras la ?mediación? del Ministerio de Trabajo de Salta, seis miembros de la comisión directiva del Sindicato de Trabajadores del Azúcar, alineados con la empresa, debieron presentar su renuncia, mientras que en contrapartida, los cinco delegados que propiciaron y sostuvieron el paro, siguen sujetos a la exclusión de la tutela sindical que lleva adelante el Ingenio contra ellos. Del mismo modo, se prometió que no habrá represalias contra quienes participaron de la lucha y que no se descontarán los días de paro.