Noticias Destacadas

Mujeres de la ex Terrabusi instan a seguir la lucha

Empleadas supendidas y familiares de despedid@s de la ex Terrabusi, también se hicieron presentes en el XXIV Encuentro Nacional de Mujeres desarrollado en la ciudad de San Miguel de Tucumán. En ese contexto, llamaron a todas las mujeres del país a repudiar la situación que viven est@s emplead@s y a desarrollar actividades en torno a esta problemática, como lo señaló Patricia, hermana de uno de los delegados despedidos de la fábrica.

Por su parte, Beatriz de Pacheco, hermana de otro de los obreros que hasta ahora no ha sido reincorporado, afirmó que la intención de haberse conformado en comisiones surge como modo de acompañar desde afuera esta lucha, que se lleva adelante desde adentro de las fábricas con una fuerte presencia policial a pesar de lo que se conoce mediáticamente y con un retroceso sumamente marcado en las negociaciones llevadas adelantes en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

?Que bueno sería que las mujeres unidas de todo el país salgamos juntas a cortar rutas para pedir que todos los conflictos que existen en la Argentina se solucionen?, remarcó Beatríz.

El 70% de los empleados de la fábrica son mujeres

“En esa fábrica el 70% de los trabajadores son mujeres. Casi todas apoyan la lucha aunque algunas tienen miedo de perder el trabajo”, explicó Yamila, una de las jóvenes suspendidas en la fábrica.

Yamila contó a La Otra Voz Digital que fue sancionada por la empresa por apoyar a sus compañeros, aduciendo hechos de violencia que ella asegura no haber protagonizado.

“Los despidos de la ex Terrabusi pasan en todo el mundo. Es un caso testigo?, aseguró, señalando que no se arrepiente de haber acompañado la protesta y que ahora deben llegar hasta el final.

“Queremos la intervención de la presidenta. Que el gobierno intervenga en el conflicto”, manifestó, subrayando: “Pedimos la reincorporación de suspendidos, despedidos y la continuidad del trabajo”.

Gripe “A”, condiciones insalubres y cierre de jardines maternales

Yamila relató que uno de los puntos de desacuerdo entre l@s emplead@s y la empresa surgió a base de la gripe A, porque al conocerse la pandemia se decidió el cierre de los jardines maternales pero al mismo tiempo se negó a las madres las licencias que necesitaban para cuidar a sus hij@s.

“Pedíamos que haya alcohol en gel y que desinfecten la fábrica”, recordó Yamila, después de destacar una problemática vinculada especificamente a la maternidad y el trabajo.

FOTO: www.ajbmoron.org