Noticias Destacadas

Debate presidencial : al final no hubo conductora mujer, aunque sí temática de género

Moderadora no, agenda sí

Pese al compromiso de los organizadores, las mujeres quedaron excluidas. Al abordar los temas de género, Daniel Scioli fue más preciso que Mauricio Macri, quien cometió algunas inexactitudes.moderadores

A pesar del compromiso asumido por los organizadores, no hubo mujeres en la moderación ni otra solución para “poner de manifiesto el equilibrio de género” en el debate presidencial, frente a la presencia de tres periodistas varones en la conducción del evento. Sí, en cambio, cumplieron con la inclusión de temáticas como la violencia machista y la trata de personas. Daniel Scioli fue más preciso que Mauricio Macri al abordarlas. “Tengo un compromiso personal e institucional en la defensa de las mujeres”, arrancó el candidato del Frente para la Victoria. “El papa Francisco nos marcó el camino: la nueva forma de esclavitud que tiene que ver con la problemática de trata, la violencia de género y los femicidios. Por eso ‘Ni una menos’, no es una consigna, es un compromiso de toda la sociedad. Y yo estoy dispuesto, y lo voy a llevar adelante como presidente”, aseguró Scioli en el bloque sobre seguridad y derechos humanos. Y le increpó a Mauricio Macri haber vetado, entre los más de 120 vetos que firmó, la creación de una Oficina contra la Trata. “Yo ya inauguré más de cien comisarías de la Mujer”, se diferenció.

A su turno, Macri le replicó que en la ciudad “hay hogares protegidos para el tema trata” –en realidad, hay uno solo–, y destacó la utilización de “botones antipánico” para víctimas de violencia de género, “porque creemos que tenemos que poner sobre la mesa este problema, que tanto afecta a la Argentina, a la mujer, los chicos”. Pero no abundó más. Titubeó. Se notó que no había estudiado bien el libreto en este punto.

La ley a la que se refería Scioli es la Ley 3369, vetada en 2010 por Macri, que creaba una oficina de atención para las víctimas de trata, jerarquizaba la problemática a través de la creación de estructuras, habilitaba la posibilidad de coordinación y asignaba presupuesto específico.

Donde también Macri mostró desconocimiento fue en relación a la ley de fertilización asistida, tema que Scioli incluyó en su intervención en el bloque de Educación e Infancia, cuando el candidato de Cambiemos lo acusó de no ocuparse de la niñez. Scioli destacó que impulsó esa normativa en la provincia de Buenos Aires. “Ahí estuvo el Estado”, dijo y contó que hasta entonces, muchas familias tenían que embargar sus casas para poder pagar los tratamientos. Y agregó que ya hay 950 parejas “con la felicidad de tener su primer chico”, a partir de la atención en hospitales públicos y la cobertura del Estado provincial. “¿Saben lo que pasó en la Ciudad de Buenos Aires?: lo vetó porque iban a desfinanciar a la obra social de la Ciudad”, señaló Scioli. Macri tomó el guante, reconoció que esa ley fue “un paso adelante que has dado” –tal vez el único elogio que le brindó al gobernador bonaerense–, pero se equivocó cuando siguió y dijo que “es algo pendiente en el resto del país que vamos a impulsarlo”. En realidad, ya existe una ley nacional, sancionada por el Congreso en 2013, que garantiza el acceso de toda persona mayor de edad a las técnicas de reproducción médica de baja y alta complejidad, y establece que están comprendidas en el Programa Médico Obligatorio (PMO), y deben ser cubiertas por las prestadoras sociales sindicales y la medicina privada. Los diputados del PRO no apoyaron esa ley. Y Macri declaró en aquel momento que él se hubiera abstenido de votarla porque la fertilización asistida es “una prestación muy costosa”.

Al término del debate, la Defensora del Público, Cynthia Ottaviano, lamentó que Argentina Debate no hubiera respetado “el equilibrio de género”, como se había comprometido su coordinador Hernán Charsosky, en una carta que le envió el jueves. “Lamentamos que un espacio que dice promover el debate no respete un compromiso público asumido como consecuencia de diversos encuentros en los que se dialogó sobre la trascendencia planteada por las audiencias de que se respetara la igualdad de género, la accesibilidad y el federalismo. Un debate público del siglo XXI tuvo un marco del siglo pasado: solo varones porteños y sin garantizar la inclusión de las personas con discapacidad. Se dicen dialógicos pero no escucharon las audiencias ni respetaron sus derechos e incumplieron hasta su propia palabra”, opinó Ottaviano. La inclusión de mujeres en la moderación fue un reclamo promovido por periodistas mujeres de distintos medios y 25 carreras de Comunicación y Periodismo de universidades de todo el país, y que contó con el apoyo de organizaciones como Amnistía Internacional y organismos como la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, entre una lista larga de adhesiones.

 

Imagen :  INFOnews