Noticias Destacadas

En su último día de gobierno

Militantes de todo el país llenaron Plaza de Mayo para despedir a la Presidenta y decirle “gracias”

Militantes de organizaciones oficialistas y simpatizantes del kirchnerismo de todo el país colmaron ayer la Plaza de Mayo para despedir a la presidenta Cristina Kirchner en su último día de Gobierno, en una jornada en la que la palabra más utilizada en banderas, remeras y pancartas fue “Gracias”.cristina adios

Frases de discursos de la mandataria y de su antecesor, Néstor Kirchner, consignas tradicionales del peronismo, arengas de la militancia o fragmentos de canciones de rock se replicaron en remeras, cartones, mates, calcomanías y toda superficie que se cruzara.

“Cristina, gracias por estos años de dignidad e inclusión”, “Agradecer también es memoria”, “No fue magia”, “Vengo a proponerles un sueño”, “Gracias Néstor, gracias Cristina”, “Hasta la victoria siempre”, “El peronismo será kirchnerista o no será”, “Nunca vamos a abandonar la lucha”, “Violencia es mentir”, señalaban los mensajes de respaldo a doce años de gestión.

Gremios, movimientos sociales, agrupaciones políticas, centros de estudiantes, jubilados y organismos de derechos humanos se congregaron en una plaza desbordante que comenzó a llenarse apenas pasadas las 16:00, cuando aún faltaban tres horas para que la gran protagonista arribara a la Casa Rosada.

“No empujen para adelante que se está produciendo una avalancha. A los compañeros de la Tupac Amaru les pedimos un paso para… aflojar un poco la presión adelante, en las vallas”, reclamaba el gerente de Noticias de la Televisión Pública y dirigente de La Cámpora, Carlos Figueroa, quien ofició como conductor de “la previa” arriba del escenario en Plaza de Mayo y evitó pedirle a la agrupación liderada por Milagro Sala que diera “un paso para atrás”.

Siguiendo el discurso a través de las pantallas gigantes ubicadas en las afueras de la Casa de Gobierno, los militantes kirchneristas ovacionaron a la jefa de Estado en cada tramo de su mensaje.

Pasadas las 20.00, cuando la Presidenta salió al escenario ubicado en la vereda de Balcarce 50, los presentes la recibieron a puro aplauso y gritos: los celulares y las cámaras de foto brillaron como luciérnagas en la multitud para captar el último discurso de Cristina Kirchner, pronunciado a cuatro horas del final de su mandato.

Antes, durante y después la variedad también se pudo apreciar en la oferta gastronómica, que iba de los clásicos menúes de parrilla, como choripán y bondiola, hasta algunos más “finos”, como medialunas con jamón y queso o algodón de azúcar.

“Bondiola, chori, gaseosa a buenos precios. Aprovechen el último día de Precios Cuidados”, arengaba uno de los tantos asadores que se apostaron sobre las veredas en las inmediaciones de Plaza de Mayo.

En ese sentido, un relevamiento daba cuenta de los valores del banquete de despedida: hamburguesa completa y bondiola 40 pesos; choripán 30; algodón de azúcar 25; empanadas fritas y chipá 10; cerveza 30; gaseosa 20.

Oficinistas de saco y corbata cruzaban la histórica plaza entre banderas y pancartas y mientras algunos de ellos escapaban rápidamente, otros preferían hacer una parada en las parrillas.

En ese marco, el agradecimiento por los doce años de Gobierno consecutivos fue el sentimiento preponderante en aquellos que asistieron a la despedida de la Presidenta, buena parte convocados a través de las redes sociales.
El discurso

“Me hubiera gustado poder entregar el gobierno en el Congreso. Me hubiera gustado poder haber entregado los atributos de mando ante la Asamblea Legislativa, máximo órgano popular y federal de nuestro país”, lamentó la mandataria, en alusión al frustrado traspaso de mando con Macri, al que finalmente este jueves no asistirá.

Cristina dedicó varios pasajes de su discurso en las puertas de la Casa Rosada a criticar al Poder Judicial y, en especial, al fallo de la jueza María Servini de Cubría, que dictaminó que el mandato de Cristina Kirchner caducaba este jueves a las 00:00

“Jamás pensé que iba a haber un Presidente cautelar por doce horas en nuestro país. Capaz que en la próxima tendremos que votar a un presidente provisional”, sostuvo en alusión al fallo que habilitó a Federico Pinedo como Presidente hasta la jura de Macri prevista para el mediodía de este jueves.

Con el cielo ya oscurecido, la mandataria advirtió que no podía prolongar mucho más su mensaje y hasta bromeó con ese dictamen judicial: “No puedo hablar mucho porque a las doce me convierto en calabaza”, dijo en referencia al cuento de Cenicienta.

Si bien dijo eso con tono risueño, lo cierto es que en otros pasajes de su discurso apuntó duro contra esa medida y criticó a la “corporación judicial”, mientras que los militantes respondían con el grito de “Golpe de Estado, golpe de Estado”, tal como llegó a caracterizar el oficialismo a ese fallo.

La multitud de jóvenes integrantes de las distintas organizaciones políticas del kirchnerismo, que constituyeron el grueso de los que desembarcaron en la tradicional plaza porteña,hicieron sonar sus cánticos, entre ellos un “Macri sos cagón”.

Por otro lado, la Presidenta que, pese al fin de su gestión, “la tarea sigue” y remarcó que “el lugar natural del militante no debe ser siempre el gobierno, sino junto al pueblo”.

La jefa de Estado además aludió, sin nombrarlo, a Macri: “Es distinto ser miembro de un gobierno popular que de un gobierno con impunidad mediática, son dos cosas deferentes”, indicó.

También, pidió que en la próxima etapa haya una Argentina “sin censura y sin represión”, “Espero que podamos gozar, además de las conquistas sociales, del progreso económico, la misma libertad de expresión que han tenido en estos 12 años y medio. Espero una Argentina sin censuras, espero una Argentina sin represión”, concluyó.

Imagen : Télam.com.ar