Noticias Destacadas

Presa política

Milagro Sala cumple dos años presa: “La Justicia está cooptada por Morales y Macri”

El martes cumplirá dos años detenida. Actualmente cumple prisión domiciliaria en su casa de El Carmen, donde es vigilada por 16 gendarmes, 24 cámaras de seguridad y un alambrado.

Imagen : Política Argentina

El próximo martes 16 de enero, Milagro Sala cumple dos años presa. Ahora, nuevamente se encuentra en su casa de El Carmen, donde es vigilada por 16 gendarmes, 24 cámaras de seguridad y un alambrado, según describió ella misma, lo que “no es ninguna domiciliaria, es un traslado de cárcel a cárcel”. Desde su casa, donde vive con su marido, la dirigente de la Túpac Amaru apuntó contra la Justicia y afirmó que al principio creía en ella, pero ahora se dio cuenta que “lamentablemente está cooptada por el gobernador jujeño, Gerardo Morales, y Mauricio Macri a nivel nacional”.

Sala recordó cómo fueron sus primeros días detenida y reveló que estuvo “muy triste al principio por no poder entender porqué estaba presa. Si nosotros trabajamos siempre para construir viviendas, barrios completos, centros de salud, polideportivos. No entendía al principio tanto ensañamiento contra mío, contra la Tupac, contra los compañeros que como yo siguen siendo presos políticos de Jujuy”.

Con el paso del tiempo, la dirigente concluyó que “a los militantes que trabajan para los pobres en Jujuy nos usaron como ratitas de laboratorio, de experimento para comenzar a disciplinar a los sindicalistas, a los dirigentes de organizaciones sociales, a toda la Argentina”. En ese marco, reveló en una entrevista con Página 12 que “en algún momento hemos creído en la Justicia, pero no, la verdad es que la Justicia la armaron para ellos”.

Actualmente, la dirigente de la Túpac Amaru se encuentra “vigilada por 26 gendarmes, por 24 cámaras, por un alambrado. Tengo que salir durante el día para que ellos me vean, controlan extremadamente las visitas que recibo y las limitan. Así que esto no es ninguna domiciliaria, esto es un traslado de cárcel a cárcel. La diferencia es que vivo con mi marido. Ése es mi único beneficio, es lo que me saca un poco la tristeza, como cuando vienen mis nietos”.

Finalmente, respecto a la realidad que viven los jujeños, Sala manifestó que en campaña electoral “se miente, se miente, se miente” y recordó que Morales le había prometido a los cooperativistas que iban a cobrar entre $8 mil y $8500 si iban a trabajar con él, pero “nunca les pagó ese sueldo. Solo tranzó con algunos dirigentes, pero eso no se tradujo en la mantención de los puestos de trabajo. Entonces, los compañeros tuvieron que volver a vivir de changuitas para poder vivir” y hay cinco mil trabajadores en la calle.