Matan a una mujer en circunstancias dudosas

Una comerciante de 29 años falleció el lunes 5 de abril, en circunstancias aún dudosas tras recibir un disparo en su abdomen de parte de su novio, un cabo de la Policía de la Provincia que se desempeñaba en la Comisaría 14 de Rosario de Lerma. Si bien el hombre aseguró que el hecho fue accidental, el Comisario Vicente Cordeiro a cargo de la Brigada de Investigaciones destacó que no es común que un arma de las características de la que portaba este uniformado se dispare de ese modo.

De todas maneras, y aunque es de suma importancia que las pericias de balística determinen las reales circunstancias del hecho, el cabo Angel Benito Copa, de 36 años y sin denuncias en su historial por hechos de violencia familiar, quedó detenido, a disposición de la Justicia.

El proyectil que desató la muerte de Karina Coria, atravesó de lado a lado su abdomen, cerca de las 13 en el almacén que ésta atendía en la esquina de Asunción del Paraguay y Bogotá, del barrio El Huasco, en la provincia de Salta.

Si bien, la joven fue traslada rápidamente al Hospital San Bernardo, donde la intervinieron quirúrgicamente, dejó de existir una hora más tarde.

Coria y Copa habían formado pareja desde hace unos tres meses, mientras éste tramitaba su divorcio con una mujer domiciliada en La Silleta.

La versión brindada por Copa señala que antes de los sucesos, él y la joven mantuvieron relaciones sexuales y que cuando él procedía a vestirse ella tomó la 9 milímetros que el policía cargaba y comenzó a jugar con ella, momento en el cual al intentar quitársela se habría escapado el disparo, mientras otras versiones que trascendieron a la prensa señalan que el día previo a la muerte de Coria, habría existido una discusión entre ambos.

Por ahora, la causa fue caratulada como ?homicidio? y se encuentra en manos del juez de Instrucción Formal N° 8, Federico Diez.

También debe señalarse que para sumar más elementos que permitan esclarecer el hecho, que los peritos secuestraron en su totalidad las prendas de vestir de la pareja y los celulares de ambos.

Asimismo, debe recordarse que pese a que los policías tengan autorización para portar el arma reglamentaria, aún sin estar en servicio, como lo destacara el mismo Vicente Cordeiro, en otro caso ocurrido en la Ciudad de Orán, quedó demostrado el dolo en el accionar de un integrante de las fuerzas de seguridad que acabó con la vida de su esposa, cuando un disparo “escapó” del arma que limpiaba.

IMAGEN: 4.bp.blogspot.com