Noticias Destacadas

DEL LIBRO MUJERES DE SALTA TESTIMONIOS DE VIDA

María Violeta Poma- Metán(1)

Cuando los toca, Violeta ilumina cada objeto de su casa. Una casa solariega, antiguo casco de estancia, que conoció épocas de regios esplendores. Y que fue protagonista, como Violeta, del devenir histórico de su pueblo.

Privilegiada testigo de los acontecimientos históricos que sacudieron al país desde principios del siglo XX, Violeta narra sucesos de su vida, enlazándolos cronológicamente, con pasmosa precisión

Nacida en el seno de una familia adinerada, tuvo, según sus propias palabras?una educación muy esmerada??con profesora de francés, porque las niñas de los años ´20 y ´30, tenían que saber francés, tenían que saber tocar el piano eso era riguroso, en mi casa las tres mujeres tocábamos el piano?señala.

Y como era de estilo entre las familias pudientes, fue enviada a Salta a cursar sus estudios primarios.?Estudié los tres primeros años en la Escuela Urquiza, cuando era directora doña Mercedes Arancibia, el busto que está afuera era de ella, así la conocí yo, con una manta?recuerda.Cuando se mudó a la Escuela Normal ?porque le gustaba más? y el camino a recorrer se hizo más extenso, disfrutaba del viaje en mateo o coche de plaza, aunque existía el tranvía que pasaba por la calle Florida.

En el colegio Santa Rosa de Tucumán, se recibió de maestra en 1935 y en 1936 contrajo nupcias con el doctor Carlos Gutiérrez, quien realizó, a lo largo de su vida, una intensa y prolífica labor a fin de erradicar el paludismo en la zona.?Había mucho paludismo en ese momento, sobre todo en El Galpón, porque se sembraba el arroz en el agua y el agua reproduce fácil los mosquitos?reflexiona.

Vivió siempre orgullosa de sus cinco hijos y dividió su tiempo entre la crianza de sus niños y el ejercicio de la docencia ?me encantaba la docencia, yo la ejercía por amor, no por el sueldo, mis padres eran muy ricos y mi marido también. Tenía tierras, fincas y todo el mundo me decía ¡renunciá! ¿Cómo vas a trabajar? ¡Renunciá! Pero por qué?- se preguntaba-si a mí me gusta ejercer la profesión. Quería el contacto con los chicos, ver los hogares de donde provenían los chicos, estar al lado de ellos, darles cariño?

Por otro lado era consciente que?en esa época, el único puesto que podía ejercer una chica era el magisterio, no había trabajo en las tiendas, en los almacenes, en las zapaterías, en ningún lado, solamente el primer trabajo que dieron a una señora, fue en el correo de Metán, a la señora Zulema Moyano de Vidarte?.Y no deja de observar que podían estudiar el magisterio sólo las jóvenes de clases sociales acomodadas?las chicas con padres que no tenían recursos, tenían que ser niñeras, mucamas eran chicas bien de familias bien, pero no podían ir a estudiar, a los padres les significaba otro sueldo pagar la pensión?

Durante la primera presidencia de Perón, una ley de la provincia obligó a jubilarse a todas las docentes con quince años de servicio.?Entonces, cubrieron las escuelas las vacantes, con chicas de las Unidades Básicas, previa afiliación, por supuesto, todo el mundo tenía que afiliarse al peronismo. Me obligaron a jubilarme, yo amaba la escuela, me acababan de nombrar directora de la escuela de la Villa San José, porque no había quien fuera y yo todavía no había renunciado. Fui la última, el último decreto que firmó el Ministro de Gobierno dándome la jubilación con menos años de servicio? Violeta debió jubilarse a los 36 años.

Comenzó entonces, a atender las fincas, propiedades suyas y de su marido .A realizar tareas administrativas, como las de entendérselas con los libros únicos que, por entonces, exigía el Ministerio de Trabajo y atender su lechería.

En 1956 se aprueba el Estatuto del Peón Rural y aún se conmueve evocando la situación ?que no ha variado en mucho- de los trabajadores ?el peón rural era el más desamparado de todos, era el mendigo, pedían un plato de comida, porque si no tenían hijos que los mantuvieran, eran pordioseros, yo me dediqué a dar años de servicio a muchísima gente de ésa para que pudieran jubilarse, a veces ni los conocíamos, pero lo necesitaban y yo les certificaba y ellos cobraban?

Conocedora de los cambios profundos producidos en los roles masculinos y femeninos dentro del hogar alo largo de las décadas, comenta que ?nunca supo (su marido) de acercarse a la cocina ni a destapar una olla, tenía la comida servida, ahora los maridos de mis hijas van a la cocina, pelan las papas, echan a las ollas, en fin, cambió todo?

A los 89, aunque no oye bien, continúa leyendo y escribiendo mucho. Entregada a la ímproba tarea de documentar con escritos propios y ajenos, con publicaciones y recortes de diarios, la historia de la familia Poma que, desde Suiza, llegó para quedarse, una familia numerosa y muy unida, cuyas alegrías y tristezas ,estremecen aún, la vieja casona, iluminada por la presencia de Violeta.

Un escudo de armas preside el amplio salón de la vieja casona, enclavada ahora, en el Barrio Lugano. Un barrio que lleva el nombre de la ciudad, ubicada a orillas del famoso lago homónimo, en el Cantón Suizo Ticino,(2) lugar de origen de la familia Poma.

Dos leones rampantes y un árbol de manzanas en el campo del escudo, hablan de la historia familiar que Violeta está empeñada en preservar. Su bisabuelo, Paolo Poma, un poderos empresario e ingeniero del cantón italiano de Suiza, había financiado y construido parte del ferrocarril Transiberiano, la vía férrea más larga del mundo, antes de arribar a Metán .Lo acompañaba su hijo, Napoleón Poma, arquitecto, abuelo de Violeta, quienes llegaron huyendo de las turbulencias de Europa y atraídos por la extensión y riquezas de nuestras tierras, se dedicaron a construir el ferrocarril de Metán, entre otras cosas.

.En su familia ha habido grandes artistas, miembros integrantes de la Guardia Suiza Vaticana ,un general que acompañó a Napoleón en su campaña a Egipto, un presidente del Cantón Suizo Ticino y hasta un cardenal de Venecia que fue papable en su momento. Fue entrevistada por la TV suiza, junto a toda la familia y el embajador suizo en Argentina, viajó expresamente a Metán, para agasajarla. En su vieja casona, que guarda brillos pasados y que Violeta hará, eternamente presentes.
——————————————————————————————–

(1) Ciudad cabecera del departamento del mismo nombre, situada al sur de la provincia a 170 kilómetros aproximadamente de la ciudad de Salta Se halla en una planicie con cerros al oeste de la precordillera cruzada por numerosos ríos y arroyos que bajan de la misma. La ciudad cuenta con modernos edificios públicos y de estilo colonial como el de la Municipalidad. Del sitio oficial de la cámara d Diputados de Salta www.camdipsalta.gov.ar

(2) El Cantón Ticino o Tesino, se encuentra en el sur de Suiza. Los Lagos Mayor y Lago Lugano ocupan una parte considerable del Cantón. el idioma oficial es el italiano.

FOTO: www.camdipsalta.gov.ar