Noticias Destacadas

Mirta Milobara

Manzanita

A Mirta Milobara, amiga, hermana, compañera, desaparecida por la dictadura cívico, militar, religiosa que, en Argentina, asaltó el poder entre 1976-1983.(30/11/1954-23/12/80)

Te llevaron con Miguel

Quedaron tus hijos

nacidos de sangre guerrillera.

De tu vientre de  diosa combatiente

de mujer, hermana ,compañera.

Hoy, el día que naciste,

El día en que te parió la tierra,

mil magnolias acuden en tu nombre

a  perfumar tu vida en bandolera

donde colgaste  el arma de tus sueños

y disparaste contra el odio, como fiera.

 

Te canto, hermana,

canto a tu luz en medio de tinieblas

Canto a tu abrazo

mientras nos acunabas

preservando todo un mundo de inocencias.

Canto a tu regazo, de hembra protectora

de las balas, la tortura, las rejas en prisión,

del miedo, de las noches sin luna, de la nada,

las desapariciones, la sangre sin perdón,

los aullidos viscerales de dolor,

Mientras  soñabas con una vida nueva.

 

Fuiste los vuelos de la muerte?

El Olimpo,  Orletti, Banfield?

El Campito, Famaillá?

Fuiste la Esma?

Te llevaron  al agua, al fuego o a la tierra?

Dónde están tu carne, tus ideas

Dónde  tu sonrisa, tu piel fresca?

Dónde, los monstruos genocidas,

Intentaron enterrar  tu resistencia?

Donde? Dónde estás, hermana, combatiente,

Que te busco, más allá del horizonte

Y encuentro  más preguntas que respuestas.

 

Fuiste Walsh, Lucina Álvarez de Barros

Conti, Guagnini,Urondo, Bertholet.

Fuiste unx y en tu ser, centenas

para sembrar  con palabras y escrituras, la libertad

en volantes clandestinos que  las bestias

vomitaron con el fuego de las hienas.

Les ordenaron saquear, censurar

Aplastar las resistencias.

Quitar vidas, desaparecerlas,

Porque el amo imperialista

abomina  los  pueblos  con conciencia.

 

Clandestina al sol, no clandestina

de no poner el cuerpo.

De clandestinidad al aire abierto

mientras hacías circular toda noticia

que dejara al monstruo  expuesto,

en su criminalidad,

que corriera el velo genocida.

Mirta , amorosa Manzanita

bautizada en un día adolescente

un adagio de luz irrepetible.

Tus mejillas de color desobediente.

 

Dicen amigas de estos tiempos

que siempre y eternidad, son una nada.

En esta nada voy viviendo, compañera

Entre el principio y el fin, cada mañana.

No se clausura el dolor.No se clausura.

No se clausura la tristeza

Ni las lágrimas de andar gritando

Tu nombre en todas las veredas

Que caminamos juntas e inconscientes

En la fragilidad de nuestras primaveras

Antes que la furia genocida,

Desatara todas las tormentas.

 

Quiero nombrarte, Mirta, Manzanita

Guerrillera, combatiente de palabras

Sin más armas que todas tus ideas

Quiero llorarte hasta el fin

Si es que ya no estoy muerta.

En todo caso,

De tu lucha, entre millones,

Soy una legítima heredera.

Quiero encontrarte, querida compañera

Para nombrar públicamente los nombres que nos faltan

Para luchar, juntas, las luchas que nos quedan.

Con amor, Salta, Septiembre 2020.Marta César

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *