Mar Del Plata

Maestra de música imputada por numerosos abusos sexuales

Una maestra de música fue imputada por 15 abusos sexuales y “corrupción de menores”, en presuntos hechos cometidos contra niños de 4 y 5 años en dos escuelas de la ciudad bonaerense de Mar del Plata.abuso-sexual-infantil-ethosvirtual.blogspot.com_

La Fiscalía sostiene que la docente identificada como Analía Schwart se valía de juegos para concretar los abusos sexuales y después los amenazaba para que no contaran nada exigiéndoles “silencio porque Dios los puede castigar”.

Según publica hoy el Diario Popular, por la gravedad de los hechos la docente podría resultar condenada a cumplir hasta 50 años de cárcel.

La causa se inició en septiembre de 2013, ante la denuncia de un grupo de padres del jardín de infantes del colegió religioso San Antonio María Gianelli de Mar del Plata, aunque luego se sumaron denuncias provenientes del jardín “Mimito” del Colegio Fleming.

En los últimos meses, el fiscal Fernando Castro recibió los informes de las pericias en cámara Gesell a las presuntas víctimas.

La causa se había iniciado con 24 posibles casos de abuso, pero luego de avanzada la pesquisa se imputó a la docente de música Analía Schwart por nueve casos de abuso -cinco varones y cuatro nenas- y seis de corrupción de menores.

Según explicó Castro, el relato de los chicos de entre 4 y 5 años permitió comprobar la existencia de los juegos sexuales a los que algunos eran sometidos, mientras otros miraban.

Dos de los casos que se le imputan a Schwart, representada por la abogada Patricia Perelló, corresponden a otro establecimiento, según informó el portal Infojus.

Es que una vez que tomó estado público la denuncia contra la maestra del instituto Gianelli, otros padres del jardín “Mimito” del colegio Fleming, donde la mujer había dado clases durante 2012, también se presentaron en la Comisaría de la Mujer para realizar denuncias.

El relato de los chicos habla de un juego en el que la maestra los ponía en ronda en la sala de música y los obligaba a bajarse los pantalones.

Siempre de acuerdo a las denuncias, en ese momento la mujer los tocaba. En el relato, también, las criaturas coinciden en que la mujer les decía que debían guardar el secreto “sino Dios los iba a castigar”.

“Algunos chicos llegaron a contar que ellos no se querían bajar los pantalones pero veían cómo lo hacían otros compañeros”, contó el fiscal.

El lunes, Castro había pedido su detención, pero la jueza de Garantías, Lucrecia Bustos se la negó por considerar que no existen riesgos de fuga.

La carátula planteada en la acusación prevé penas de entre 10 y 50 años de prisión.

 

Imagen:  www.lavozdevalpo.com