Sorpresa

Macri da libertad de acción a sus legisladores para que se debata el aborto en el Congreso

En una jugada inesperada ante la creciente crisis social y económica, el Presidente utiliza un tema de agenda que no pregona para cambiar el foco. De esta forma los legisladores de Cambiemos tendrán luz verde para tratar en comisiones el proyecto de aborto legal aunque una gran cantidad de diputados y senadores, incluso la vicepresidenta Gabriela Michetti y María Eugenia Vidal no quieren saber nada con el tema.

Imagen : Radio Cut

Mauricio Macri, orquestado por su jefe de Gabinete Marcos Peña, tomó una decisión que cambia el tablero político y principalmente la agenda de la opinión pública: tras una reunión en Casa Rosada habilitó a los legisladores de Cambiemos a trabajar en un proyecto que despenalice el aborto.

Políticamente la jugada es brillante, en medio de una crisis política y social después de una marcha que evidenció el descontento mayoritario de la sociedad con las políticas del Gobierno, Macri sale hacia adelante pateando el tablero al estilo Durán Barba. Sabe que no perderá adeptos pero también tiene mucho por ganar, además el Ejecutivo no lo discutirá “en el barro” sino que tiene la destreza de darle luz verde a los diputados y senadores para que cada uno sea dueño -y preso- de su decisión de cara a la sociedad.

“No vamos a obstruir ni a cajonear ningún debate parlamentario. No somos el kirchnerismo. Si tiene que llegar al recinto la cuestión del aborto, que llegue. Después serán los diputados y los senadores los que tendrán que votar”, confiaron desde Balcarce 50 al diario Clarín dejando un poco más clara la movida.

En ese relato se ve otro punto clave, pese a que los diputados de Unidad Ciudadana y el propio Máximo Kirchner se han manifestado el último 19 de febrero en favor del aborto seguro, legal y gratuito, la posición de la expresidenta Cristina Fernández ya ha sido expresada durante su presidencia y en el Gobierno quieren jugar a que cualquier tipo de trabas que pueda tener el proyecto que llegue al recinto, termine siendo un costo para el espacio que comanda la oposición.

De todos modos en Cambiemos tanto la vicepresidenta Gabriela Michetti -ultra católica y cercana a una de las ramas más oscura de la fe cristiana- no quiere saber nada con este tratamiento. Misma posición presenta el titular de la cámara de Diputados Emilio Monzó que a pesar de su convicción personal reconoció a Clarín que “el aborto está golpeando las puertas del Congreso y va a ser imposible no debatirlo”

María Eugenia Vidal, la figura que mejor mide electoralmente en Cambiemos, ya dejó en claro en varias ocasiones que tampoco quiere saber nada con un debate sobre la despenalización del aborto. “Yo no creo que las mujeres por ocupar cargos públicos estemos obligadas a promover la despenalización del aborto por el solo hecho de ser mujeres, esto tiene que ver, seas mujer o varón, con una convicción de consciencia más profunda y ni siquiera tiene que ver con lo político o lo partidario, porque dentro de Cambiemos hay mujeres que están a favor de la despenalización”, había declarado hace un tiempo atrás.

Desde Unidad Ciudadana, la diputada Mayra Mendoza expuso la jugada mediática del Gobierno y exigió que el tema sea tratado el próximo 8 de Marzo cuando se lleve adelante el paro internacional de mujeres. A su vez la referente del Frente de Izquierda y de los Trabajadores Myriam Bregman pidió que el voto no sea secreto y que se informe como vota cada legislador.