Noticias Destacadas

Tucumán

Luego del caso Belén, la Ministra Chahla cambió la referente del programa de salud sexual

En lugar de Adriana Álvarez, quién creó el programa y fue su referente desde el 2006, quedó Viviana Guzmán, una médica ginecóloga que hace 21 años que trabaja en la Maternidad pero que no tiene experiencia calificada en la temática.  chala

Tucumán es la única provincia de la Argentina que no está adherida a la ley nacional de salud sexual y procreación responsable. Tampoco cuenta con una normativa propia que regule la temática. A eso se suman los recientes cambios en el programa de salud sexual y reproductiva dependiente del Ministerio de Salud, donde su ideóloga e histórica referente fue sustituida por una médica sin experiencia en el área, objetora de conciencia. Esto significa un obstáculo más en la posibilidad de las mujeres de acceder al derecho a la salud y a la interrupción legal del embarazo  en los casos permitidos por la ley argentina. Un retroceso en la lucha de las mujeres para decidir sobre su propio cuerpo.

El 25 de abril, APA! dio a conocer una noticia que tendría repercusión nacional: Belén, una joven tucumana de 27 años,  había sido condenada a 8 años de prisión por homicidio luego de haber sufrido un aborto espontáneo en un hospital público. El caso generó una inmediata reacción del movimiento de mujeres, que levantó las banderas por la libertad para Belén. La joven se transformó en un símbolo de los derechos avasallados por un sistema de salud que castiga a las mujeres que sufren o se practican abortos, y en una víctima del poder judicial que la condenó por ser pobre.

En ese contexto, Adriana Álvarez, médica ginecóloga especializada en Salud Sexual y Reproductiva, brindó a una entrevista a APA! donde señaló que “no se deben denunciar las mujeres que llegan a una institución pública por aborto, porque se viola el secreto profesional”. Es  decir, todo lo contrario al accionar del personal del Hospital Avellaneda en la madrugada del 21 de marzo de 2014, cuando atendieron a Belén. Dos días después de su declaración pública, Rossana Chahla, ministra de Salud, le solicitó al programa un informe laboral. Algo que hasta entonces no había ocurrido. Un mes después nombraron a Viviana Guzmán,médica ginecóloga, al frente del programa. Guzmán se presentó a las oficinas con la resolución en mano de su nombramiento para dar parte del desplazamiento de Álvarez.

Guzmán trabaja hace 21 años en La Maternidad. Gran parte de su carrera la hizo en el consultorio TGI (tracto genital inferior) y en el último año en Gestión Paciente. No cuenta con experiencia en la problemática, es objetora de conciencia en casos de abortos no punibles y llega al programa con el único mérito de ser una “persona de confianza de la ministra Chahla”, según dijo Guzmán. Reemplazará entonces a Álvarez, magister en Salud Sexual, creadora del programa provincial y que fue durante 3 años coordinadora del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Los cambios impactarán aún más en la conservadora política pública de salud sexual. Es un mensaje del gobernador Juan Manzur para sostener y avalar a Chahla, quién cuenta con numerosas denuncias por violencia obstrética y contra su personal luego de su paso como directora de La Maternidad.

Hay una idea del Ministerio de barrer los avances en el área de salud de las mujeres y es un castigo a los trabajadores del programa por la postura frente al caso de Belén. Hay un claro posicionamiento del gobierno de alinearse detrás de la postura de la Iglesia Católica, que emitió un documento contra el aborto firmado por todo el arco político, salvo la izquierda.

 

El programa

En el año 2015, se practicaron en Tucumán 5 interrupciones legales de embarazos (ILE), según información oficial. En cada caso que llegaba, se repetía sistemáticamente la objeción de la actual ministra de Salud.

La tensión de Chahla para con el programa de salud sexual y reproductiva fue permanente. Además de promover la objeción de conciencia como obstáculo para el acceso a la salud de las tucumanas, a un servicio de calidad en materia de salud sexual, a recibir consejerías acordes a las necesidades de las mujeres. Avaló que “no se trabaje en la temática” de acuerdo a las normativas nacionales. La práctica avaló institucionalmente el maltrato a quienes llegaban con algún tipo de aborto a ese nosocomio. Luego de recibir muchas demandas por impedir que se cumpla con las normativas de abortos no punibles, puso al frente del consultorio de Salud Sexual a un médico que no es objetor de conciencia, pero que solo cuenta con una enfermera para practicar las ILE.

Si bien la ausencia de normativa específica que regule las políticas de salud sexual y procreación responsable en Tucumán es un reclamo permanente de las organizaciones sociales, el programa provincial ha venido realizando charlas y capacitaciones sobre la temática a profesionales de hospitales y Centros de Atención Primarios de Salud (CAPS) a partir de la voluntad de sus trabajadores. Además, se ha encargado de comprar insumos de salud sexual (anticonceptivos) para distribuir en CAPS y hospitales, donde se entregan gratuitamente. Al no tener la provincia una ley propia, no cuenta con presupuesto para estos elementos. ¿Cuál será, ahora, la política en lo referido a adquisición y distribución de insumos en Caps y hospitales a partir de este cambio de lineamientos en el programa?

 

Imagen apaprensa