Por crímenes de lesa humanidad

Luego de tres años de búsqueda, capturaron en Jujuy al ex teniente coronel José Ignacio Saravia Day

Está imputado por el secuestro y las torturas que sufrieron tres conscriptos del Regimiento de Granaderos a Caballo, entre ellos el desaparecido José David Aleksoski, quien prestó su último servicio en la Quinta Presidencial de Olivos y fue visto en el centro clandestino de la Comisaría 5ª de La Plata.

Imagen : Unidad Fiscal Federal de La Plata

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detuvo ayer en una finca de las afueras de San Salvador de Jujuy al ex teniente coronel del Ejército José Ignacio Saravia Day, quien se encontraba prófugo desde hace más de tres años de la justicia federal de La Plata, donde se lo acusa por la desaparición del conscripto José David Aleksoski en 1976 y por el secuestro y las torturas que sufrieron otros dos soldados que finalmente recuperaron la libertad. Las tres jóvenes víctimas cumplían el Servicio Militar Obligatorio en el Regimiento de Granaderos a Caballo.

Saravia Day, de 71 años, fue localizado y capturado en una casa situada en una zona semirural, ubicada a unos ocho kilómetros al norte de la capital jujeña. La fuerza de seguridad sugirió al juez federal platense Ernesto Kreplak el allanamiento de la vivienda, luego de que las intervenciones realizadas sobre los abonados telefónicos del entorno familiar y de amigos del ex militar consolidaran la sospecha de que se hallaba en ese lugar.

El juez Kreplak, que había prorrogado la intervención de teléfonos a principios de este mes, requirió la captura del imputado por exhorto a su colega jujeño, Mariano Cardozo.

La detención del ex militar fue requerida por la Unidad Fiscal que interviene en los crímenes del terrorismo de Estado en La Plata, actualmente integrada por los fiscales generales Rodolfo Marcelo Molina y Hernán Schapiro, y por el fiscal ad hoc Juan Martín Nogueira. La Unidad había imputado a Saravia Day en 2007, a través de una presentación del entonces fiscal Sergio Franco.

Los fiscales acusan a Saravia Day de haber entregado a los conscriptos a personal de las mismas fuerzas armadas que los secuestraron y finalmente confinaron en centros clandestinos de detención.

En 2014, el fallecido juez federal platense Humberto Manuel Blanco ordenó la captura. En el medio, los fiscales llegaron a denunciar por retardo de justicia al ex juez federal Arnaldo Corazza, hoy jubilado, por las demoras en la tramitación del expediente.

El 10 de junio de 2014, las tareas de investigación de la PSA habían determinado que Saravia Day se alojaba en su domicilio de la capital salteña, pero cuando fueron a buscarlo al día siguiente no lo encontraron. Desde entonces, se dispuso su búsqueda nacional e intenacional, que culminó ayer. Saravia Day será trasladado en las próximas horas para efectuar su descargo en el marco de una declaración indagatoria.

Será la segunda vez que Saravia Day pise los tribunales federales de La Plata. En 1999, tuvo que declarar en el Juicio por la Verdad, ante la Cámara Federal de Apelaciones, tras lo cual se retiró, pues gozaba de la impunidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

El caso Aleksoski

Saravia Day está imputado como partícipe necesario de la privación ilegal de la libertad, las torturas y el homicidio de Aleksoski y por la privación ilegal de la libertad y los secuestros de otros dos conscriptos que lograron sobrevivir.

Los fiscales lo acusan de haber entregado a los conscriptos a personal de las mismas fuerzas armadas que los secuestraron y finalmente confinaron en centros clandestinos de detención.

José David Aleksoski, oriundo de Bahía Blanca, estudiaba Arquitectura en La Plata cuando salió sorteado para el Servicio Militar Obligatorio e ingresó, en febrero de 1976, a realizar la conscripción en el Regimiento de Granaderos a Caballo.

En la semana del 22 de octubre de 1976, fecha en la que fue visto por última vez en libertad, el joven debió asistir a realizar guardias a la Quinta Presidencial de Olivos. Pero aquél día, recibió un llamado de su jefe, el entonces teniente José Ignacio Saravia Day, quien le ordenó que se presentara en el Regimiento para realizar un diligencia. Según reseñó la Fiscalía en su presentación del 16 de mayo de 2007, el joven debió dirigirse a “una calle cortada que daba sobre las vías del Ferrocarril Belgrano” y, cuando llegó al lugar, “Aleksoski advirtió que la dirección era inexistente”.

Antes de desaparecer por segunda vez, Jorge Julio López contó en sus testimonios que estuvo secuestrado junto a José David Aleksoski en la comisaría 5ta de La Plata.

“En el camino de regreso, fue interceptado por un grupo de individuos que circulaban en tres automóviles (un Torino, un Falcon y otro no identificado), quienes lo obligaron a subir a uno de los autos alegando que eran fuerzas de seguridad”, describió el fiscal, en base al testimonio de Lázaro Aleksoski, hermano del desaparecido.

Desde el Regimiento de Granaderos, se comunicaron entonces con la novia de José “a fin de preguntarle si estaba con ella, ya que según le dijeron había desertado del Servicio Militar”, prosiguió la Fiscalía.

El MPF hizo notar además que sólo se instruyó sumario por la “deserción” de Aleksoski, “el único que continúa desaparecido, cuando en realidad los tres permanecieron secuestrados por más de cinco días, plazo a partir del cual se configura la deserción”.

La única información fehaciente del caso la brindaron sobrevivientes de centros clandestinos de detención de La Plata, entre ellos el nuevamente desaparecido Jorge Julio López y los otros dos conscriptos, también víctimas de esta causa, que fueron secuestrados y que estuvieron junto a Aleksoski privados ilegalmente de la libertad.

El paso de Aleksoski por el centro clandestino que funcionó en la Comisaría 5ª de La Plata durante la última dictadura cívico-militar fue acreditado judicialmente por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de la capital bonaerense en la sentencia del juicio por los crímenes del denominado “Circuito Camps”, el andamiaje represivo ilegal comandado por el ex coronel y jefe de la Policía bonaerense, Ramón Camps. En aquél debate, fueron juzgados y condenados en diciembre de 2012 una veintena de imputados.