Pía Ceballos

“Los transfemicidios y travesticidios también son responsabilidad del Estado”

Pía Ceballos, referente de Mujeres Trans Argentina y vicepresidenta de la Multisectorial de Mujeres de Salta, se refirió a las distintas causas que llevan a que la expectativa de vida de transexuales y travestis aún hoy sea en promedio de 35 años. “Mueren arriba de una mesa colocándose silicona líquida o aceite de avión porque no hay campañas de sensibilización sobre esto, ni tratamientos hormonales ni lo que se conoce como salud transicional. Por eso los transfemicidios y travesticidios no son sólo culpa de esos hombres que las han violentado sino de las condiciones que el Estado generó para que terminen así”.

Imagen : Twitter

Ceballos se expresó acerca de la mirada social sobre la prostitución y la estigmatización que existe hacia este colectivo. “Los factores de la prostitución son múltiples. Nadie se pregunta por qué una piba trans de 13 años está en la calle”.

“Hay una vara juzgadora sobre esos cuerpos.

Cuando se quiere ir al deporte se cierran las puertas, cuando se quiere estudiar son los mismos maestros que nos han castigado y disciplinado por tener una sexualidad diferente. En el trabajo no se nos toma por nuestra identidad y no por la capacidad”, agregó, sosteniendo que si bien el avance legislativo es evidente en nuestro país, aún hay mucho camino para lograr la verdadera inclusión.

No nací en un cuerpo equivocado

“Yo no creo en la idea de que nací en un cuerpo equivocado. Yo hago mi revolución en este cuerpo, si volvería a nacer lo haría así”, señaló, en clara referencia a su identidad trans.

Sobre su propio reconocimiento y construcción identitaria, Ceballos reconoció: “Lo que sentía en la adolescencia era temor porque había sufrido violencia en los espacios de socialización fuera de casa”.

En referencia a esto último sostuvo: “En democracia, ser apedreada por ser la marica del barrio es muy fuerte”.

La militante por los derechos de las mujeres y de la diversidad señaló asimismo, que en la sociedad se “está permitido ser un gay tapado y no salir a la luz y no en estos cuerpos que presentan disidencia y por eso, muchas veces se vive en una represión”.

También relató que en su caso tuvo una familia que logró contenerla, pero destacó al mismo tiempo que las primeras y mejores aliadas en este proceso en el que se va construyendo una identidad diferente a la gay, “son compañeras más grandes que conocemos en la movida, en esa identidad trans/travesti, que nos van acompañando”, al momento que consideró lo importante que es dar esta discusión también puertas adentro, ya que muchas veces ellas mismas repiten la concepción binaria y heteronormativa de la que pretenden despegar.