Noticias Destacadas

Los paradigmas culturales en la criminalidad femenina

Los delitos cometidos por mujeres “son compatibles con los roles femeninos tradicionales?

La ayudante fiscal de la Unidad Judicial del Ministerio Público de Córdoba, doctora Mariana Pérez Villalobos afirmó que, en general, el desempleo y la pobreza son disparadores comunes en la criminalidad masculina y femenina, pero reconoce variables de la cultura machista y patriarcal en la motorización de estos crímenes.

El doble código moral de nuestra sociedad valora socialmente ciertos comportamientos masculinos que desaprueba en las mujeres. Villalobos aseguró que ?del hombre se espera que sea fuerte, capaz de defender la prole y ser violento si hiciera falta, se le atribuye una fuerza física superior, condiciones para manejar la economía, para tomar decisiones, para la organización, cuestiones que a las mujeres en cierta manera les ha estado vedado hasta hace tiempo en que se hizo notorio nuestro avance?

El comportamiento femenino está asociado al ámbito doméstico, la sumisión, a la pasividad, la dependencia, estereotipos que ?llevan a que las mujeres estén más vinculadas a las estafas, a los delitos contra la propiedad en los que no hay despliegue de violencia física? declaró la abogada al programa de radio La Freidora. En función de esos mismos estereotipos, los hombres que pueblan mayoritariamente las cárceles cordobesas, han cometido delitos que atentan contra la vida y la integridad sexual con gran despliegue de armas y violencia física.

Los mandatos culturales preparan a la mujer para la maternidad y junto a su rol de educadora ? predisponen a las mujeres hacia una ética cuidadosa que les restringe el empleo de la violencia con un umbral de tolerancia más elevado y de otras conductas ilícitas o agraviantes hacia los demás?.

El doble código moral del patriarcado se viabiliza a través de un mayor control de los cuerpos y las conductas femeninas .La sanción social, la valoración social serán negativas ? cuando una mujer está en la calle, cuando una mujer participa de actividades que no son consideradas valiosas o son consideradas relativas al género, se ejerce presión para que las mujeres también se constriñan a un comportamiento que transita por la legalidad? subrayó Pérez Villalobos? En general las mujeres tienen una intervención que se acrecienta en los pequeños delitos contra la propiedad como los hurtos, las estafas, los cheques, que son compatibles con los roles femeninos tradicionales y raramente asaltan, violan o asesinan?

La ayudante fiscal sostuvo que hay menor reincidencia de delitos entre las mujeres que entre los hombres, que en los delitos en los que no se emplea la violencia,la mujer puede actuar sola y rara vez se la ve liderando una organización criminal.

Según Pérez Villalobos en Córdoba los homicidios cometidos por mujeres son ínfimos y son producto de una victimización anterior,? aquí lo hemos visto más claro y los jueces han tenido en cuenta esta victimización anterior como una circunstancia extraordinaria de atenuación Es un factor a tener en cuenta porque ya no es la mujer la promotora de situaciones lesivas homicidas sino que es una condición en que la mujer estalla o se libera asestando un golpe o la muerte a la persona que la ha venido victimizando?

Mariana Pérez Villalobos destacó los avances en materia de igualdad de oportunidades logrados en Argentina y América Latina ? Por lo menos para cambiar en el discurso y educar – tarea que debe ser compartida con los hombres- tenemos la posibilidad de educar con visión de género y con una perspectiva igualitaria? concluyó.

IMAGEN: criminalidadfemenina.blogspot.com