Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo

“Los cuerpos disidentes también abortan y deben estar contemplados”

Estos días vengo siguiendo el debate sobre la despenalización del aborto y me extraña mucho que no se habla de los cuerpos gestantes disidentes. Las presentaciones que se hacen desde el Movimiento de Mujeres lo abordan desde una perspectiva binaria feminista, porque no incorporan a las lesbianas, personas gestantes, ni tampoco a los varones trans.

Imagen : Mucho Palo Noticias

Creo que es momento que, si están discutiendo desde distintos ámbitos, ciencias médicas, jurídicas, sociales, filosóficas y todo aquello que devenga en el pensamiento para entender las argumentaciones con respecto al aborto legal, seguro y gratuito sea sólo dentro del sistema binario.

 Les cuerpes también abortan.

¿Porque no incluyen a las identidades sexo genéricas que constituyen la sociedad?

Los cuerpos gestantes disidentes deben estar contemplados dentro de la ley del aborto legal, seguro y gratuito, ya que al tener su visibilización dentro del protocolo de esa ley se amplía la construcción del pensamiento desde la diversidad y la inclusión universal. Si dejamos una línea de construcción de una ley sobre el sistema binario, no se está respetando la identidad de género que habla de cuerpos no binarios a la que deben respetar los tratamientos. Porque lo que estos hacen es ayudar a conformar la identidad.

 

La ley por el aborto legal, seguro y gratuito debe tratarse también desde la óptica de las identidades disidentes. Les cuerpes disidentes no binarios, no enmarcados en la heterosexualidad, deben tener un párrafo aparte en el articulado de la ley. Si no, nos estamos olvidando de la Ley de Identidad de género.

Si nos atamos a la ley desde el sistema biologicista y si no pensamos en la forma de gestación de un cuerpo trans, les estamos excluyendo de la ley de aborto legal, seguro y gratuito no asegurándoles la inserción dentro de la ley. Además, estamos construyendo más binaridad, algo que demostró su quiebre y no acompaña al nuevo contexto social que ya no es la heteronormatividad.

Hasta ahora, en ninguna de las presentaciones que escuché se habló de los cuerpos disidentes y es preocupante. Porque si un chico trans quiere abortar, no va a estar incluido, ni dentro de las normas legales, menos aún desde su corporeidad.

No cometamos el error de construir una ley que no cubra las necesidades de las identidades no heteronormativas, porque hay riesgo que se cometa el mismo error que con la Ley contra la Violencia de Género, que en sus artículos sólo habla de mujeres y no incluye las identidades sexogenéricas con especifidades, los medios de violencia y acciones específicas contra nuestra construcción. Si no, iremos reparando paradigmas en base a las teorías binarias establecidas y fijas. Las que no quieren abrir su campo de razonamiento y entendimiento del proceso constitutivo social que está atravesando un momento crítico transicional, afectando a todos los estamentos sociales.