GlobalSIDA denuncia que América Latina podía verse gravemente perjudicada

Los avances en la lucha contra el SIDA en riesgo de retroceder

Los países donantes presionan para establecer topes al Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, Tuberculosis y Malaria durante la Junta Directiva que actualmente está teniendo lugar en Ginebra.

La publicación ayer del informe ?Racionar Fondos, Arriesgar Vidas” por la Coalición Internacional de Preparación del Tratamiento (ITPC), donde se pone de manifiesto el recorte de los recursos destinados al tratamiento de enfermos de SIDA, coincide con la reunión de la Junta Directiva del Fondo Mundial para la lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la Malaria que está teniendo lugar está semana en Ginebra. Allí, muchos gobiernos donantes están presionando para que se establezca un tope máximo de programas a financiar en la próxima ronda de subvenciones.

El establecimiento de un límite máximo significaría que el Fondo Mundial estaría obligado a denegar la financiación a una parte importante de los programas, lo que impediría el mantenimiento y la expansión de servicios básicos para VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria. Además, representaría un cambio fundamental en la política que sigue el Fondo Mundial y que ha sido clave para su éxito: la asignación de recursos a los programas está basada en las necesidades y los planes de los países y no en la fijación artificial de topes de financiación por los países donantes.

Teniendo en cuenta que el Fondo Mundial supone el 30% de la financiación total destinada a la lucha contra el VIH/SIDA, una decisión burocrática como esta tendría consecuencias inhumanas en las personas afectadas de los países más empobrecidos. Padres y madres se enfrentarán a la terrible decisión de elegir cuántos de sus niños infectados pueden recibir tratamiento y se verán obligados a elegir cuál de sus hijos vive y cual muere. La imposición de estos límites máximos de programas a financiar dejaría fuera, entre otros, a países de América Latina que están recibiendo un apoyo indispensable del Fondo Mundial para hacer frente a la epidemia del VIH, principalmente concentrada en poblaciones vulnerables, y que no es atendida convenientemente por muchos de los Gobiernos de estos países

?España, cuarto donante del Fondo Mundial, no puede permitir que se pongan límites al número de personas que tienen derecho a recibir tratamiento ni que se demore el lanzamiento de la próxima ronda de financiación anunciada para Mayo de 2010. Así se lo hemos hecho saber al Gobierno mediante una carta enviada a la Secretaria de Estado de Cooperación en la que le pedimos que España muestre una clara posición en este sentido? afirma Vanessa López, Directora de GlobalSIDA.

GlobalSIDA denuncia que la imposición de un tope en el número de programas a financiar va en contra del compromiso asumido por los líderes de los países donantes, tanto en las diferentes cumbres del G8 como en Naciones Unidas, para alcanzar el Acceso Universal al tratamiento del SIDA en 2010. De acuerdo con ONUSIDA, menos de un tercio de las personas que actualmente necesitan tratamiento contra el VIH lo reciben.

La sociedad civil de los países donantes y receptores se está movilizando para impedir que esta semana la Junta Directiva del Fondo Mundial tome estas decisiones arbitrarias que pondrán en peligro los éxitos conseguidos en la lucha contra el sida hasta el momento.