Noticias Destacadas

Chaco

Lo detuvieron por un robo, lo golpearon y abusaron de su hermana

Con varias causas concluidas con duras condenas para policías por haber cometido homicidios, golpizas, torturas y otras en marcha como es el caso del interno muerto en la seccional Undécima, otro caso enciende la alarma.chaco policia

Según familiares, un joven y su hermana que quiso evitar el arresto fueron llevados a un monte detrás del barrio privado La California y lo sometieron a una brutal golpiza, mientras que a la chica la habrían abusado.

La semana pasada, dos policías de Barranqueras fueron condenados a 18 y 10 años de prisión por el crimen de Nicolás Obregón, al recibir un disparo por la espalda en La Rubita. En el juicio se acreditó que los efectivos Andrés Galeano y Carlos Alberto Maidana, tenían fichado a la víctima por sus antecedentes y comenzaron a seguirlo el 18 de julio de 2013, hasta La Rubita. Le ordenaron que corriera y Galeano disparó varias veces, impactando una bala en la arteria femoral, muriendo desangrado el muchacho.

El 19 de septiembre de 2015, seis hombres de la fuerza provincial fueron condenados por dos casos de apremios y vejámenes.

Los policías Ismael Espinoza, Carlos Sánchez y Miguel Ángel Benítez fueron condenados con la pena máxima de cinco años de prisión efectiva, por haber sido encontrados culpables por los delitos de vejaciones y apremios y doble pena de inhabilitación para ocupar cargos públicos, en perjuicio de Oscar Hidalgo, ocurrido el 17 de octubre de 2010, en la comisaría Primera de Fontana. En la causa conexa, por el mismo delito a Claudio Bruno, acontecido el 7 de julio de 2008, se condenó a Juan Carlos Bargas y Sergio Andrés Aquino, a un año de prisión y Sebastián Ernesto Lucena, recibió dos años.

En estos días, surgirán importantes novedades sobre el homicidio del interno Cristian González, golpeado ferozmente en la seccional Undécima del barrio España y luego apareció sin vida cerca de Cote Lai. Tres numerarios de esa dependencia están presos desde el 25 de diciembre de 2015, y podrían sumarse más responsables una vez que concluyan pericias, según pudo saber NORTE.

Los citados son casos recientes que ha tenido amplia cobertura de este medio, con acreditación en los sucesivos juicios que se realizan en Resistencia.

Golpes, manoseos y lesiones

Alcides y Aldana Cabral son hermanos, y acudieron a la redacción para dar cuenta del duro momento que están atravesando, mientras son respaldados por distintas organizaciones sociales- que ayer se manifestaron para reclamar el rápido esclarecimiento.

Según denunciaron, el martes, efectivos de la Décima arrestaron en la vía pública a Ángel por un supuesto ilícito, mientras que Aldana se interpuso y también fue aprehendida.

Alcides contó que tanto él como su hermano tienen antecedentes, pero que sin embargo trabaja en una panadería y que Ángel desde que nació su bebé “está haciendo las cosas bien y se encaminó”. Aseguran que no hizo nada malo el muchacho porque estaba en su casa, pero cuando con la hermana fueron a comprar carne, los policías se los llevaron.

La que vio todo es la esposa del joven que continua detenido y dio aviso a su familia, por lo que fueron hasta la seccional para informarse de lo que pasaba.

El joven de 18, de acuerdo a lo que denunciaron “estaba todo golpeado, con sangre y a mi hermana Aldana no me dejaron verla”. La chica fue liberada siete horas después. Relató a NORTE, la sesión de tortura que padeció Alcides, -cuando ya habían sido llevados a un monte- “detrás del hiper Libertad, cerca de donde apareció muerta Tatiana (Kolodziey)”. Allí, arribaron y los cuatro policías, “me abusaron, me metieron la mano en todas partes, me hicieron de todo, querían sacarme la ropa”. “Le jugaron todo, yo agarré a uno del brazo porque le querían meter un alambre en la nariz a mi hermano”, dijo conmocionada la chica que tiene un bebe de seis meses e iba con ella al momento que se la llevaron, por lo que su cuñada debió quedárselo.

La gravedad del caso, hizo que la familia Cabral denunciara el episodio en la dirección de Zona Metropolitana y preparaban la presentación en la Fiscalía Especial Penal de Derechos Humanos. “Si me los muestran yo podré reconocer a los cuatro que abusaron de mí, y golpearon a mi hermano”, aseguró Aldana, quien dijo tener hematomas y golpes en diferentes partes del cuerpo.

 

Imagen: Norte