Noticias Destacadas

DEL LIBRO MUJERES DE SALTA TESTIMONIOS DE VIDA

Liliana Ovejero- Orán(1)

Sabe que su existencia nunca será apacible. Porque le rebelan las injusticias y no puede permanecer callada. Y convencida de que la vida, siempre le planteó opciones, eligió la lucha y el compromiso.

Hija de un próspero comerciante de Tucumán, pasó de la bonanza a la pobreza, a los cinco años, a raíz de la súbita muerte de éste. De su paso obligado por la escuela pública, recuerda con amor y respeto a la Escuela Liceo Vocacional Sarmiento, que depende de la Universidad de Tucumán. Expresa que ?hoy que soy docente revalorizo todo aquello que aprendí, esa escuela me marcó la vida, por como se desarrollaba, por la enseñanza, por el tipo de educación:?Y recuerda casi con fruición?me gustaba muchísimo ir a esa escuela, a pesar de ser primaria estábamos en la lucha, que en ese momento se daba entre libres o laicos, entonces nos distinguíamos con una cintita de color, los laicos teníamos una cintita morada y los libres usaban una cintita verde?

Se le hizo imborrable la imagen de su madre encorvada sobre la máquina de coser, bordando vestidos para una firma prestigiosa por una mísera paga. Con el anhelo de no sumar penurias al sacrificio de su madre, resolvió finalizar sus estudios como docente en otro establecimiento escolar que suponía un año menos de estudio y comenzó a trabajar en las tareas más diversas y gravosas. Venta de productos de cartillas, tejidos a máquina, copias de apuntes en máquina de escribir, fueron las ocupaciones de entonces. Narra que?yo no tenía una máquina, pero en esa época en Olivetti te daban esas máquinas chiquitas que recién acababan de salir, en consignación, como a prueba, un par de meses y después la tenías que devolver, así que en esos meses que yo la tenía a prueba, la pobre máquina no paraba y con todo fue así?

Cursó sus cuatro años de Medicina, mientras prestaba servicios en una empresa con horario comercial. Llora en silencio prolongado ante la pregunta de por qué estudió solo cuatro años. “Epoca de dictadura, muy dura, tuve que irme de casa?expresa.Cuando Liliana rememora aquellas experiencias, sus palabras duelen, pero no duelen tanto las palabras que dice como las que calla. Cierto pudor le impide manifestar abiertamente los muchos padecimientos que le significó que, un grupo de tareas-genocidas borrachos, no sólo de poder-que respondían al entonces gobernador de facto Bussi, ingresaran, una noche a su casa y se dedicaran a saquear todo lo que no pudieron destrozar.(2)?En mi casa quedaron solamente las paredes, porque se portaron como viles ladrones, no fueron a buscar, que te puedo decir, a una persona fueron a saquear la casa. Se llevaron todo, absolutamente todo, no quedó un vaso en mi casa, durante toda una noche cargaron en camiones. Yo pasé la noche en el techo .Por eso cuando hacés una mirada retrospectiva vos decís? cómo es posible que haya quedado en ese estado Mis amigas me hacían llegar hasta la ropa interior para que me pudiera cambiar porque me quedé sin nada?.

Precio que pagaba su militancia en el Centro de Estudiantes de Medicina de Tucumán y sus sueños de un país con libertad y justicia. Sueños y militancia que compartió junto a la excepcional militante revolucionaria, ya fallecida, Norma Nassif(3), ejemplo de vida para todas las generaciones.

Su primer trabajo como docente, llegó casi simultáneamente con su matrimonio que la trajo a instalarse a Orán. Como delegada, Liliana protagonizó en el norte, los episodios más heroicos de la larga lucha docente. Y afirma?mi vida es la lucha y creo que es la mejor forma de buscar la felicidad que uno tiene, cuando sentís que además de transitar esta vida, podés hacer algo por lo demás?.Para Liliana, la vida es opción y ella eligió la dignidad, la solidaridad y el compromiso.

Liliana es Vice directora de la Escuela Berta Cerezo, donde concurren niños de diversas comunidades indígenas, por lo que se incorporó la problemática de los pueblos originarios a los contenidos curriculares. Su tarea se extiende hacia las mismas comunidades, especialmente las mujeres, con quienes trabaja en talleres de violencia, y derechos de la mujer

Participante activa de los Encuentros Nacionales de Mujeres condujo sendos programas de televisión y de radio, que incluían la temática de género .Como docente, condujo, junto a notables referentes de la docencia del norte, la histórica pueblada de Orán de noviembre de 2004, cuando, pese a un furibundo tornado e intensas lluvias, se mantuvo en la ruta , obligando a que los funcionarios del área, se trasladaran al lugar de los hechos.

Desea comenzar a trabajar por el medio ambiente y por los niños de la calle. Convencida de que su permanente elección, debe ser la lucha por las cosas en las que cree.? Mi vida es lucha y creo que es la mejor forma de buscar la felicidad que una tiene. Cuando sentís que además de transitar esta vida podés hacer algo por los demás”
——————————————————————————————–
(1)?La ciudad de Orán fue fundada el 31 de Agosto de 1794, por Ramón García de León y Pizarro, militar y hombre del gobierno español. Esta fundación se inscribió en la política de ocupación del territorio, disputado, entonces, a los indígenas del Chaco. Orán se ubica la noreste de Salta Capital, a 270 kilómetros de distancia, al norte del cruce de la Ruta Nacional Nº 34 con la Ruta Nacional Nº 50.

(2) ?Tucumán fue una de las provincias que sufrió primero el accionar criminal de las Fuerzas Armadas. El Historiador Felipe Pigna comenta al respecto?a comienzos de 1975, el Decreto 261 del Poder Ejecutivo Nacional, encargó la? lucha antisubversiva? al Ejército y le ordenó neutralizar y aniquilar la acción de los elementos subversivos? en la provincia de Tucumán .Bajo esa cobertura legal se inició en Tucumán el llamado ?Operativo Independencia?; su jefe era un antiguo militar peronista, el General Vilas, que admitió que se podían usar con los detenidos métodos prohibidos por las leyes. En febrero de 1975 se creó en Famaillá, provincia de Tucumán, el primer centro clandestino detención de la Argentina: ?La Escuelita. Según comprobó la justicia, por ?La Escuelita?pasaron más de mil detenidos. Todos fueron torturados, y un alto porcentaje, ejecutado. En octubre de ese año, el Decreto 261, haría extensivo el accionar de las Fuerzas Armadas, a todo el territorio nacional? Pigna, Felipe, op. cit. Pp 298-299

(3)?Militante revolucionaria, desde su primera juventud, hasta el fin de su vida. Como dirigente estudiantil presidió el Centro de Estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán. Participó activamente en los tucumanazos, enfrentó el golpe fascista de 1976, soportó durante siete años las cárceles de la dictadura. Siempre sostuvo con firmeza ejemplar, sus convicciones y su lucha, hasta el día de su muerte, ocurrida el 13/5/04-Del Semanario Hoy, Mayo, 2005.

FOTO: www.asistenciaemocional.com.ar