Tucumán

Legisladorxs PRO piden sancionar a las artistas del #8M

Luego de la “performance” durante la marcha del día de la mujer trabajadora, y el impacto que tuvo en la comunidad tucumana, el poder legislativo se reunió planteando dos proyectos que sientan posición. Ambos son persecutorios y punitivos.

Imagen : Buena Onda

La performance en pos de la legalización del aborto, realizada el pasado miércoles por un grupo de mujeres durante la marcha del día internacional de la mujer trabajadora, trascendió hasta tomar repercusión nacional. Instaló el tema del aborto. En días pasados, en el diario Clarín se hizo eco de la marcha tucumana. Y si bien, hubo 15.000 mujeres en las calles, en Tucumán, se sigue discutiendo sobre “lo adecuado” y “lo correcto”.

El pasado viernes, dos iniciativas referidas a este episodio ingresaron a Mesa de Entradas de la Cámara de diputados. Uno fue presentado por Claudio Viña -el legislador por el partido fundado por el represor condenado– (Fuerza Republicana) y por Raúl Albarracín (Unión Cívica Radical); el otro, por Alberto Colombres Garmendia (PRO-Cambiemos).

“En repudio a la enorme ofensa realizada a la Santísima Virgen María, a todo el pueblo católico de la provincia y a toda persona de bien de cualquier credo, presentamos un proyecto de declaración en la Legislatura adhiriendo al comunicado de prensa del Arzobispado de Tucumán”, señaló Viña. Y añadió: “esperamos que en el futuro no se aprovechen fechas de reflexión y de reivindicación de los derechos de las mujeres para agredir o realizar actos reñidos con la moral, que afecten a las imágenes o templos de las distintas expresiones religiosas de la provincia”.

Por su parte, Colombres Garmendia elevó un proyecto de resolución para instar a la Legislatura “a repudiar pública, enfática y enérgicamente la parodia realizada por un grupo de mujeres sobre la figura de la Virgen María, frente a la Catedral”. El macrista exhortó además a “los organismos estatales que correspondieren a promover de modo inmediato una investigación tendiente a dilucidar y/o confirmar la identidad de las personas que protagonizaron tales hechos”. Y apuntó a que se lleven adelante “las acciones pertinentes” con el fin de sancionar a las protagonistas de la teatralización.

“Es nuestro deber, como ciudadanos, y en especial como hijos, defender cualquier acto que menoscabe la figura de nuestra Santísima Madre, máxime cuando el ataque se ha materializado públicamente y sin razón alguna que lo justifique. Pero no es suficiente con la defensa solamente, sino que debe identificarse y sancionarse al agresor o agresores; en especial, cuando el acto agraviante es una figura delictual en si misma o una apología de una de ellas”, aseveró Colombres Garmendia. Además, señaló que una de las jóvenes que efectuó la representación “sería una empleada estatal” en un área vinculada a menores. “Esto no sólo es inaceptable, sino sumamente peligroso para los niños y adolescentes. Es un deber del Estado tutelarlos”, sostuvo el legislador macrista en los fundamentos de su propuesta.

Lo que Colombres Garmendia como representante debería saber y demuestra que no, es que dicha joven dejó de trabajar para el estado en Diciembre. Hace ya, tres meses.

Proyecto 1: adhesión al Arzobispado

La iniciativa del bussista Claudio Viña y del radical Raúl Albarracín adhiere al repudio expresado en la semana por el Arzobispado de Tucumán, a través de un comunicado. “Desde la Legislatura defendemos la vida y la dignidad de la mujer en todos los ámbitos (…). Sin embargo, defendemos también la vida humana desde el momento de la concepción. (…) Estas mujeres, reunidas en supuesta petición de cese de violencia hacia su género, actuaron contradictoriamente, al violentar gratuitamente a un vastísimo sector religioso de nuestra comunidad”, expusieron.

Proyecto 2: para Identificar y sancionar

El legislador macrista Alberto Colombres Garmendia (PRO-Cambiemos) apuntó a repudiar y sancionar la teatralización efectuada el miércoles pasado por un grupo de mujeres frente a la Catedral. “Respetamos los reclamos que llevan a cabo grupos y colectivos feministas para lograr el reconocimiento de sus derechos, pero las formas en que se expresan dichas reivindicaciones distan de lograr un amplio apoyo de la sociedad, sino que consiguen todo lo contrario. Hoy, en lugar de estar inmersos en el debate profundo (de cuestiones de género), nos abocamos a cruces que profundizan divisiones”, indicó.

Queda bastante clara, entonces, la posición de la recalcitrante derecha tucumana, enfocada en fortalecer sus lazos a la iglesia católica y castigar a quienes expresan disidencias. Ni hablar de ser cómplices y protectores de una institución que tiene un interesante y amplio abanico de denuncias, que van desde abusos hasta violaciones. Todas a los niños nacidos que dicen proteger.