Noticias Destacadas

Discriminación en la ciencia

“Las mujeres siguen teniendo obstáculos en la ciencia”, dijo la científica que se reunirá con Macri

Pese a que existe un mayor acceso que antes a la Universidad y a la carrera científica, aún les cuesta a las mujeres desarrollarse exitosamente y ocupar puestos altos, afirmó Andrea Gamarnik, la ganadora del Premio Internacional Lòreal- Unesco por su trabajo sobre el dengue.andrea g 1

“En el ambiente académico uno podría pensar que no hay diferencias de géneros. Pero no es así. Si vemos la lista de investigadores de Conicet, la proporción de hombres y mujeres es casi la misma; sin embargo, si uno observa los cargos directivos de los institutos, laboratorios o de los líderes de grupo, el porcentaje de mujeres cae al 20 ó 30 por ciento”, sostuvo a Radio Télam Gamarnik, quien recibirá el premio que se entrega como reconocimiento a mujeres científicas.

Y continúo: “Esto nos muestra que todavía hay obstáculos para que una mujer llegue a ser exitosa en la carrera científica, y eso pasa en Argentina y en todo el mundo”.

Por ello, anticipó Gamarnik, al encuentro que mantendrá esta tarde con el presidente Macri le acercará “como científica, como mujer y como argentina, cuáles son nuestros problemas y nuestras necesidades para pensar posibles soluciones a esta situación que estamos atravesando”.

En este sentido, detalló que “la comunidad científica está pasando un momento muy difícil porque los subsidios están en pesos y los insumos están en dólares”.

Como posibles motivos de esta desigualdad de género, la mujer que es jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL) e investigadora Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), señaló: “Vivimos en una sociedad patriarcal y hay una serie de temas como estereotipos de género, diferencias de oportunidades y temas prácticos que no están resueltos”.

“En relación a la maternidad, por ejemplo, las licencias todavía no son compartidas, entonces todo lo asume la mujer. Hay un tema biológico intransferible, el embarazo y el parto son de la mujer, pero de ahí en más la tarea se puede repartir”, grafícó.

“Y ése es sólo un ejemplo. Hay muchos obstáculos que se van sumando, y cuando uno llega con la profesión a un cargo muy alto, pequeñas diferencias se notan. Metafóricamente podríamos decir que si fuera una carrera, el hombre corre 100 metros llanos y la mujer 100 metros con obstáculos”, agregó.

Consultada sobre los avances por los cuales recibirá el premio el próximo 24 de marzo en la Universidad de La Sorbona, en París, la científica explicó que “no es por una cosa puntual sino por una acumulación de información” sobre el tema del dengue, que “surgió del trabajo que venimos haciendo en el laboratorio de virología molecular del Instituto Leloir”.

“Nuestro laboratorio trabaja con el tema del dengue desde hace quince años; hace rato que estamos tratando de entender cómo se multiplica el virus, cómo causa la enfermedad, cómo pasa del mosquito a la persona, es decir que estamos tratando de entender cómo funciona a nivel muy básico para después poder desarrollar estrategias que sirvan para controlarlo”, describió.

Junto con ella, recibirán sus distinciones las investigadoras de las otras cuatro regiones: Europa, América del Norte, África-Estados Árabes y Asia-Pacífico.

Las científicas premiadas fueron seleccionadas entre 2.600 destacadas investigadoras por un jurado internacional de 13 científicos, presidido por Elizabeth Helen Blackburn, premio Nobel de Medicina en 2009.

 

Imagen : sindramas.com