Noticias Destacadas

El espíritu de las mujeres

Las mujeres que están en la memoria

Relatos de mujeres valientes

Nuestros abuelos cuentan que en la época de la guerra de los chulupíes contra los blancos había una mujer que era guerrera, ella luchaba más que los hombres.

Esta mujer era muy valiente, pero tenía una ayuda sobre sus fuerzas y eran los espíritus. Ella podía llamar a los espíritus de los antepasados y a los espíritus de los animales para que luchen con ella. La mujer tuvo un hijo, que heredó de ella el ser muy valiente: su nombre en chulupí era ?Tofaa? que quiere decir que era invencible, nada lo lastimaba ni lo hería.

Andaba en un caballo blanco, podía también, saltar alto y también volar.

A lo último, los enemigos ya no intentaban matarlo, porque le tenían miedo, solo él mataba a sus enemigos.

Alguna gente dice que él también peleó en la guerra de Bolivia- Paraguay y que varias veces lo balearon, pero no murió. Pero al final, Tofaa murió traicionado por los brujos. Se juntaron muchos brujos de comunidades que no eran las de él y unieron su poder para matarlo. Murió con el secreto de la flecha envenenada de un brujo.

Pueblo chulupí- Relato tomado de Noemí Quinto.

Pueblo Chorote

Había en el Chaco una mujer que era muy cazadora y luchadora, ella era muy fuerte y era valiente como los hombres. Ella había peleado en muchas batallas y no sentía miedo, ella estaba junto a los hombres.

También salía a cazar, todos los días buscaba leña y agua y llevaba para sus hijos. Un día ella se levantó bien tempranito para ir a buscar leña, pero se topó con el dueño del monte y se asustó muchísimo, volvió a la casa asustada.

A la noche empezaba a sentirse muy incómoda, estaba con su bebé y su marido y no podía dormir .El marido le preguntaba qué le pasaba y ella le decía que le dolía la muela. Al otro día el marido salió a cazar y ella ya no quería ir, se tapaba la boca con un trapo y le decía al marido que le dolía la muela. Nadie sabía que le pasaba y el marido salía a cazar, traía una corzuela y la dejaba colgada a la noche, pero cuando se levantaba no había nada.

Todos los días desaparecía la carne y un día descubrieron que era ella la que se la comía.

No querían que le vean la boca porque le estaban creciendo los colmillos. Ella le dijo al marido que le triga carne todos los días.

El marido sentía miedo y toda la gente también tenía miedo.

Los brujos empezaron a hablar, pensaban qué iban a hacer, se juntaron todos y ella escuchaba lo que decían ellos. Los brujos se fueron lejos, a un lugar a dieciocho kilómetros, para hacer planes para curar a la mujer.

Entre todos hicieron un esfuerzo y la mujer ya estaba bien. Pero ya no tenía sus fuerzas, los brujos se las quitaron para poder curarla, los brujos le quitaron las fuerzas y las sacaron de su cuerpo.

La mujer vivió un tiempo con su familia, ella estaba triste?después falleció.

Relato de Juana Segundo.

*El anuncio de los Pájaros- Voces de la resistencia indígena- Memoria Étnica- El llamado de los pájaros,El espíritu de las mujeres, Las mujeres que están en la memoria 1º edición Abril 2005.

Ministerio de Desarrollo Social de la Nación

Instituto Nacional de Asuntos Indígenas

Componente de Atención a la Población Indígena

Coordinación del taller de Memoria Etnica- Leda Kantor y Olga Silvera ARETEDE

IMAGEN: argemto.com.ar