Noticias Destacadas

Mesoamérica

Las mujeres originarias son más vulnerables ante la violencia de género

La mujer originaria es más susceptible a sufrir violencia de género en Mesoamérica, donde muchas de ellas son víctimas de «desmembramiento genital», denunció hoy la directora del Centro de Investigación, Capacitación y Apoyo de la Mujer (CICAM) de Guatemala, Angélica Valenzuela.encuentro-hombres-mujeres-tierra-2013-L-i5_Sfu

Durante el II Seminario Internacional sobre violencia contra las mujeres y feminicidio, celebrado en Madrid, Valenzuela se refirió a los factores de riesgo y vulnerabilidad de las indígenas, citando entre ellos «las áreas en las que viven, su situación económica y su idioma».

También explicó que durante los últimos tres años el «desmembramiento» o lesiones, en especial en los genitales o el rostro, es una modalidad frecuente en Mesoamérica (Guatemala, El Salvador, Belice, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y el sur de México).

Agregó que El Salvador es el país con mayor cantidad de casos de violencia contra la mujer, seguido por Guatemala y México, y que uno de las principales dificultades en Mesoamérica es la diversidad en el registro de casos, lo cual no permite cuantificar de manera adecuada la problemática.

«De una a tres mujeres mueren de forma violenta cada día en la región», manifestó, e insistió en la necesidad de acuerdos conceptuales en cuando a lo político, lo legislativo y de reparación para las víctimas que vayan más allá del ámbito judicial.

La dirigente indígena guatemalteca María Morales se refirió a la falta de compromiso de las autoridades de su país, «el Gobierno violó el acuerdo y nos impuso a una defensora de la mujer indígena que nos violenta los derechos, obedeciendo solo a intereses de su partido político», subrayó.

Por ello, cree que hay «enormes retrocesos» en las políticas públicas para la defensa de la mujer porque no existen acuerdos duraderos, lo que se suma a que en las «comunidades indígenas hay machismo».

Pero aseguró que esta situación no proviene de la herencia maya de sus pueblos porque las figuras más representativas de su cosmovisión son femeninas y hay mucho respeto por la dualidad hombre-mujer.

La coordinadora nacional del Comité de América Latina y el Caribe para la defensa de los derechos humanos de las mujeres, la peruana Liz Meléndez, también participó en el evento y destacó la «distancia entre norma y praxis» en la atención de la violencia contra las mujeres en su país.

Cifras dadas por Meléndez indican que el 34,6% de las mujeres han sufrido alguna forma de violencia de género en Perú, donde cada día hay 48 denuncias por violencia sexual.

Las ponentes coincidieron en que una de las principales dificultades de abordar la violencia de género es la falta de denuncia por parte de las agredidas, así como en la deficiencia de respuesta a estos pocos requerimientos por parte del Estado.

Solo el 0.47 por ciento de mujeres en Mesoamérica se atreve a denunciar, mientras que en Perú el 75 por ciento no lo hace, y entre ellas, el 40 por ciento cree que no es necesario.

 

Imagen : es.paperblog.com