Noticias Destacadas

Organizadas por el Ministerio de Educación de la Nación

Las escuelas, una herramienta para terminar con la violencia de género

Esta semana maestros, alumnos y directivos de colegios primarios y secundarios compartieron experiencias que buscan erradicar la violencia por cuestiones de género. El objetivo: convertir a la comunidad educativa en un ámbito propicio para la protección y promoción de derechos. En dos días, más de quinientas personas compartieron las producciones escritas, en audio o en video que desarrollan en las aulas sobre la temática.niunamenos_1rr

Docentes, directivos y alumnos de sesenta escuelas de nivel inicial, primario y secundario, compartieron, durante dos jornadas, las experiencias con las que buscan erradicar la violencia por cuestiones de género y convertir a la comunidad educativa en un ámbito propicio para la protección y promoción de derechos. Más de quinientas personas, provenientes de dieciocho provincias, participaron de las Jornadas Federales “La violencia contra las mujeres; la escuela como escenario de protección de derechos” que el Ministerio de Educación de la Nación organizó en el Centro Galicia, en la ciudad de Buenos Aires.

“El 3 de junio, en la marcha #NiUnaMenos nos encontramos con docentes que fueron con sus alumnos, llevaron lo que ya venían trabajando en las escuelas o lo que prepararon para ese día”, contó a Infojus Noticias Mirta Marina, la coordinadora del programa de Educación Sexual Integral (ESI) de Ministerio de Educación, cuyo equipo impulsó el encuentro para “mantener viva la movilización” y “mostrar lo que se hace, todos los días, desde las aulas”.

En dos días, más de quinientas personas compartieron las producciones escritas, en audio, en video o en otros formatos que desarrollan en las aulas sobre la temática. “Cada tres experiencias se reunieron en una mesa de trabajo: mostraron lo que venían haciendo, y después se intercambiaron preguntas sobre cómo mejorar”, contó Luciana Muzón, una de las integrantes del programa.

Las representantes del  Centro de Formación Profesional N° 3 Colonia Rural en Nueva Esperanza, Neuquén, contaron que el equipo de Género y Salud trabaja con mujeres de entre 16 y 35 años que asisten acompañadas por sus hijos e hijas, de 0 a 5 años. Mientras ellas están en las aulas, los chicos quedan a resguardo de dos cuidadoras, para que estas mujeres puedan no solo adquirir “saberes individuales y colectivos, sino también conocimiento  científico, que les permita empoderar sus derechos, como derechos humanos”.

Otras escuelas mostraron sus producciones gráficas o audiovisuales. la Fundación Canales contó que con el objetivo de que los niños, niñas, jóvenes y docentes de escuelas de sordos obtengan un material sobre Educación Sexual Integral actualmente están grabando sus contenidos en lengua de señas. “Este material elaborado por sordos y oyentes respetando las necesidades, cultura, mirada sobre el mundo y lengua natural de la comunidad sorda, permitirá que la información se transmita de un modo más directo”, apuntaron.

“La convocatoria se hizo en un mes”, comentó Muzón al ser consultada sobre la amplitud y la diversidad de las experiencias que se acercaron. Aclaró que la respuesta fue inmediata y que se priorizaron aquellas iniciativas que tenían un abordaje institucional, aunque señaló “son muchas las iniciativas individuales o que encara un grupo de docentes”. Marina, la coordinadora del programa de ESI destacó que, sobre todo en las escuelas secundarias, son muchos los equipos que están trabajando cómo prevenir vínculos violentos en parejas adolescentes.

Sobre los niveles de implementación en las escuelas de una educación para la sexualidad integral, Marina contó que en breve presentarán dos investigaciones que reflejan los alcances de esta política pública. “En principio, lo que notamos es que en las escuelas hay mucho trabajo de visibilización, de desnaturalización”, apuntó y agregó: “esto no es un tema de una clase, sino que la institución escolar tiene que revisar sus prácticas para ver como fomenta o combate la discriminación y la violencia hacia las mujeres”.

En guaraní

Flora Cruz, la referente política y espiritual del pueblo avá guaraní en la provincia de Jujuy, contó a Infojus Noticias la experiencia del Instituto de Educación Superior Intercultural Campinta Guazú Gloria Pérez donde se dictan las tecnicaturas en Desarrollo Indígena, en Cultura y Revitalización Lingüística quechua y guaraní. “Hemos podido hacer ingresar en la escuela pública a idóneas: hermanas y hermanos que dan clase de educación sexual a los niños en el idioma guaraní”, contó Flora.

“Es una prevención. Las dan en guaraní, que nadie puede venir a tocar su cuerpo, que es sagrado tanto para el varón como para la mujercita. Estamos de primero a séptimo grado y gracias a esos talleres, se descubrieron situaciones de abuso, porque antes todo era silencio”, dijo Flora. La iniciativa, que cuenta con el aval de las autoridades de la comunidad, se replica también en talleres extra escolares, a los que asisten los jóvenes y personas adultas.

“Los padres primero no aceptaban, pero porque nuestras mamás, nuestras abuelas, nunca nos educaron en cuanto a la sexualidad, y tampoco que no hay que aceptar la agresividad en las relaciones”, dijo Flora, y remarcó la importancia de generar estos espacios para intercambiar experiencias con otros docentes y centros educativos que enfrentan realidades diversas, pero con el sello de la discriminación y la violencia que lucha por erradicar.

 

Imagen : Infojus Noticias