La trata es una caja de financiamiento de la policía y la política

Para Marcela D’Angelo, referente de la Campaña Abolicionista “Ni una mujer más víctima de las Redes de Prostitución”, la trata de personas “es una caja de financiamiento de la policía y de la política”. D’Angelo, que por estas horas participa de los últimos detalles de la organización de las Segundas Jornadas Abolicionistas a desarrollarse el 10 y 11 de diciembre en la ciudad de San Miguel de Tucumán, provincia de Tucumán, consideró que la policía “sigue poniendo obstáculos” en la búsqueda de las mujeres desaparecidas, que se presume pueden estar en una situación de trata de personas. Sobre esto último, agregó que sin complicidad de los poderes del Estado y de la policía “no podría haber el problema de la prostitución y la trata que hay en el país y el mundo”.

Destacó además, en diálogo con La Otra Voz Digital que no existe una estadística oficial de mujeres desaparecidas. “Números no hay en ningún lado. Los números que se dan son absolutamente antojadizos y de modo arbitrario por alguna ONG, pero si son muchísimas las mujeres desaparecidas porque vas a los pueblos del interior o de la provincia de Buenos Aires y ves los cartelitos puestos en las estaciones de trenes y en las terminales de los colectivos porque son familias que ni siquiera pueden llegar a los medios de comunicación ni a la Justicia a contar su caso”, refirió.

Acerca de la visibilidad que los casos de trata de personas han alcanzado en los últimos años, D’Angelo manifestó que la desaparición de mujeres de clase media, con familias que tienen más recursos para llegar a plantear y a gestionar por la vía judicial, junto a la mediatización de esas causas, pusieron en evidencia la existencia de este flagelo.

Sin embargo, sostuvo que si bien los casos resonantes como el de Marita Verón, desnudaron el accionar de los poderes implicados e involucrados directamente con el sostenimiento de las redes de trata, dejaron de lado “la violencia y lo terrible que es que las mujeres tengan que prostituirse para poder sobrevivir”.

La referente señaló, que este último punto es fundamental, en cuanto “si no hubiera prostitución, no habrían mujeres víctimas de la trata”.

“Hay que penalizar al sistema prostituyente”

D’Angelo expresó que desde la Campaña Abolicionista se promueve la penalización del sistema prostituyente, integrado no sólo por los tratantes y proxenetas, sino también por “el cliente, la complicidad del Estado y los medios de Comunicación que muestran a las mujeres al servicio sexual de los varones”.

“También rechazamos la postura de algunos sindicatos y ONG’s que dicen que la prostitución es trabajo, protegiendo el ganar dinero con el cuerpo de las mujeres”, explicó.

La referente agregó, que lo que se busca a través de la Campaña es la abolición del sistema prostituyente “pero no con violencia y represión sobre las mujeres, sino con la incorporación de las mismas al trabajo, a la educación y a la salud”.

“Tucumán es una zona problemática”

Sobre la elección de la sede de estas Segundas Jornadas, D’Angelo precisó que fue una decisión tomada en conjunto con las Lilith de Tucumán y CLADEM Tucumán, que también forman parte de la Campaña Abolicionista, señalando que a pesar de estar ubicada geográficamente en un sector alejado del centro del país, la provincia “es una zona problemática por la prostitución, la vulnerabilidad de las mujeres y la trata de personas”.

Contó también, que la participación en las Jornadas no es privativa de las mujeres y que los hombres se integrarán incluso en la presentación de las ponencias.

Por último, mencionó que l@s 200 inscript@s para las Jornadas hacen un esfuerzo muy grande para solventar sus propios gastos, al igual que quienes ayudan dentro de la Campaña, ya que se autofinancian porque no cuentan con fondos para pagar pasajes ni ofrecer alojamiento, y que si bien hubo una inscripción previa probablemente la concurrencia se duplique, como pasó el año anterior en Buenos Aires.

FOTO: nuestrasmanos.org.ar