Noticias Destacadas

Hoy se escuchó el alegato de la defensa

La sentencia por el travesticidio de Diana Sacayán será el 18 de junio

La undécima y penúltima audiencia del juicio por el travesticidio de la defensora de derechos humanos Diana Sacayán empezó dos horas más tarde de lo previsto, duró cuatro, y se centró en el alegato de la defensa del acusado Gabriel David Marino. Como durante todo el juicio, la sala estuvo llena entre familiares de Diana, activistas y periodistas. Quienes quedaron afuera, miraron la transmisión en un televisor colocado en los pasillos de Tribunales.

Imagen : Juan Cigale y Ariel Gutraich Agencia Presentes

Lxs activistas fueron con carteles pidiendo justicia por Diana pero también con retratos de otras víctimas de travesticidio. Tras una jornada muy dura que duró casi seis horas, tanto el activismo como los familiares se mostraron muy afectados por un alegato al que consideraron “lleno de transfobia” y poco respetuoso de la trayectoria de Diana y su lucha. La sentencia quedó fijada para el 18 de junio, día en que también serán las réplicas y dúplicas.

El representante del Ministerio Público de la Defensa, Lucas Tassara, hizo una exposición en dos partes. En la primera, hizo un recorrido por lo que llamó “una prueba que no vio nadie” , pidiendo la absolución de su acusado, y en la segunda intentó refutar los agravantes pedidos por la parte acusatoria, integrada por el Ministerio Público Fiscal, el Inadi y la querella familiar. Así, el abogado descartó que en el asesinato de Diana mediara la violencia de género, el crimen por prejuicios y la alevosía. Para el abogado, no fue un crimen de odio ni un travesticidio sino “asesinato común de arma blanca”.

Antes de empezar, dijo a los jueces del Tribunal Oral Criminal N4, integrado por Adolfo Calvete, Ivana Bloch y Julio Cesar Báez: “Estamos ante un caso muy complicado pero de fácil solución: esa es la buena noticia. Acá no está en juego el respeto a la identidad de género sino que están en juego los hechos penales”.

El abogado Lucas Tassara junto al acusado Gabriel David Marino 

Así, durante más de dos horas, se centró en la supuesta hora de la muerte de Diana. Contradiciendo lo que dijo Marino en su único testimonio en el juicio oral – “Juro por Dios que nunca estuve en el lugar del hecho.”- su abogado dijo que el acusado sí había estado junto con otra persona en el departamento de Diana la noche del 10 de octubre y se había retirado – como lo muestran los videos de seguridad- a las cuatro de la mañana del sábado 11 de octubre. Pero, según él, Diana seguía viva. Allí hizo alusión al carácter “aproximativo” de la hora de la muerte de Diana según el informe del médico forense Roberto Cohen, que en su testimonio dio cuenta de “la ferocidad” con la que fue asesinada por la multiplicidad de lesiones.

Después de pedir la absolución de su acusado, habló de “racionalidad” versus “emotividad” a los jueces y volvió sobre su introducción, pero esta vez no dijo que era un caso “complicado” sino “fácil”. “Coincido con el fiscal en que es un caso muy fácil de probar, lo difícil es tomar la decisión porque será algo antipático”. Al final, tanto la Fiscalía como la querella de la familia dejaron sentada la reserva respecto al material presentado por Tassara.

Negar el odio

Después del cuarto intermedio de veinte minutos, Tassara pasó una hora y media intentando demostrar que en el crimen de Diana Sacayán no medió el odio a la identidad travesti ni la violencia de género. Que la veintena de cortes de arma blanca fueron “defensivos” y que no hubo un especial ensañamiento a pesar de lo que dijeron lxs testigxs que vieron el cuerpo, el médico forense y las declaraciones de la testigo experta Amaranta Gómez Regalado. También minimizó el alcance de la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a nivel normativo y de las definiciones de su informe sobre crímenes de odio a personas LGBTI. Sin embargo, usó ejemplos de otros crímenes de odio relevados por la CIDH y de otros casos de violencia de género donde, según él, sí había ensañamiento por cómo fueron encontrados los cuerpos. Para el abogado, el cuerpo de Diana no estaba lo “suficientemente” dañado.

Otra estrategia de Tassara fue decir que su acusado también forma parte del colectivo LGBTI. “Él es la ‘G”, dijo. Y además agregó:

– No tenían una relación de pareja sino algo ocasional y en el caso que mediara una relación de poder sería al revés porque Diana Sacayán era una militante. […] Si realmente él fue el autor de este hecho, el problema fueron las drogas, estar bajo su efecto o por su abstinencia.

Para quitarle relevancia tanto a la declaración indagatoria de Marino – que fue leída en el juicio oral y donde el acusado decía que la persona con la que él había estado en el departamento había asesinado a Diana – como a su testimonio, argumentó: “Marino no es una persona muy lúcida. No entiende bien la acusación”. Volvió a exhortar a los jueces a la “imparcialidad” y a no sentirse presionados por la mirada de “los familiares, los organismos internacionalidades y la prensa”.

Familiares y activistas, consternadxs por lo que escucharon durante el alegato y como un acto simbólico -con el permiso de las autoridades judiciales- se sacaron una foto en la sala de audiencia vacía con las imágenes de otras víctimas de travesticidio cuyos crímenes nunca llegaron a esta instancia judicial ni tuvieron visibilización.

El lunes de 18 de junio serán las réplicas de la parte acusatoria, las dúplicas y el tribunal dará a conocer el veredicto.