Noticias Destacadas

Salta, femicidio

La sentencia por el asesinato de Gabriela Surita se conocerá hoy

Gustavo Adolfo Herrera Leañez, quien era su pareja, confesó el crimen. La defensa sostiene que no fue un femicidio.surita sentencia hoy

La sentencia por el asesinato de Gabriela Surita se conocerá hoy. Gabriela fue asesinada en julio de 2015 en una casa de Villa Lavalle, al recibir un golpe en la cabeza con un bloque de cemento. Gustavo Adolfo Herrera Leañez, quien por entonces era su pareja, está imputado por el homicidio agravado por la figura de femicidio, lo que permite que la pena pueda ser de prisión perpetua.
Durante las audiencias celebradas la semana pasada, el acusado confesó el crimen pero adujo que fue consecuencia de una pelea originada por la víctima. Con este argumento, la defensa pretende evitar la consideración de la figura del femicidio.
Hoy a partir de las 8 se escucharán los alegatos y luego, la jueza Norma Beatriz Vera dictará sentencia.
Una muerte que pudo evitarse
El 10 de junio del año pasado Gabriela Surita había denunciado en la comisaría de Villa Lavalle a Gustavo Herrera por violencia de género, después de varios hechos en los que el violento golpeó a la mujer.
Los golpes y maltratos tuvieron su punto más alto la noche del 1° de Julio, cuando luego de una ingesta de alcohol y en medio de una discusión, Herrera – según él mismo confesó- tomó un bloque de cemento que estampó sobre la cabeza de la víctima en presencia de sus tres hijos. Luego de esto, salió corriendo a la calle dejando a los niños llorando y dando gritos de auxilio.
Los vecinos al escuchar los gritos llamaron a la policía y encontraron a Surita tirada en el piso en medio de un charco de sangre. Inmediatamente fue llevada al hospital San Bernardo en donde falleció 45 minutos después de ingresar.
Dos días después del hecho, la policía encontró a Herrera refugiado en la casa de un familiar en Villa Mitre y lo llevaron detenido. El imputado ya había cumplido una condena en el penal de Villa Las Rosas por varios hechos delictivos y había recuperado la libertad meses antes del asesinato de Surita.
Imagen : La Gaceta