La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), la francesa Christine Lagarde, será juzgada por su presunta “negligencia” en la indemnización millonaria concedida por el Estado francés al empresario Bernard Tapie en 2007, cuando ella era ministra de Economía.

De confirmarse su culpabilidad, la funcionaria se enfrenta a una pena de hasta un año de cárcel y 15.000 euros de multa.

Lagarde fue imputada en agosto de 2014 por su supuesta negligencia en la designación de un tribunal de arbitraje privado, que concedió una indemnización de 403 millones de euros al empresario, conocido por su amistad con el entonces presidente francés, el conservador Nicolas Sarkozy.

Lagarde habría influenciado para que el Estado indemnice con 403 millones de euros a un empresario amigo de Sarkozy

Ese arbitraje debía decidir si Tapie había sido perjudicado por la venta de la empresa de equipamiento deportivo Adidas en 1992.

Confiscada a Tapie, esa empresa fue vendida por el banco público Crédit Lyonnais por unprecio muy inferior al de mercado, según Tapie, que reclamaba al Estado una indemnización.

Tras casi dos décadas de litigios, durante el mandato presidencial de Sarkozy, el Gobierno decidió que un tribunal de arbitraje resolviera, que falló contra el Estado y a favor del empresario.

Pero los magistrados de la Corte de Justicia Republicana, única instancia habilitada en Francia para juzgar presuntos delitos cometidos por ministros en su etapa de Gobierno, sospechan que la designación de ese tribunal privado pudo decidirse con intención de favorecer a Tapie.

En tanto, su abogado, Yves Repiquet, señaló en la cadena i-Télé que la decisión es “incomprensible” ya que la Fiscalía había solicitado a la Corte de Justicia de la República que desestimara el caso y avanzó que recomendará a Lagarde que apele la decisión de la comisión de instrucción del Tribunal, informó la agencia de noticias EFE.