Iba a ser explotada sexualmente

La Policía rescató una víctima de Trata de personas en Salta

La historia comenzó cuando María ( nombre ficticio por pedido de la justicia) se anotó en una página de Facebook donde se ofrecen diferentes empleos.Vivió una pesadilla.Trata_1

Tras anotarse, María recibió un llamado de una tal “Flor”, que de forma muy amistosa, le dijo que vio su solicitud y que justo su socio estaba buscando una chica. Es ella quien acuerda el encuentro entre María y el supuesto socio, Agustín Toledo, un nombre falso, el día lunes 16 de marzo, a las 21 en las calles Sarmiento y O´Higgins.

La cita se iba a dar en la vía pública, lo que llamó la atención de María puesto que en la mayoría de los casos las entrevistas de trabajo se dan en un café o en una oficina. Antes de esa reunión María ingresa a la red social pero ésta visita otra página de Facebook, donde cualquier persona puede dejar un comentario, allí vio el perfil de una joven que decía: “Ojo con esta mina porque busca chicas para prostituirse”. La mina de la que estaba hablando era una tal Florencia. Ese comentario despertó la sospecha de la víctima: ¿Se trataría de la misma “Flor” que se contactó con ella por una cuestión laboral?, su instinto le indicada que sí.

Llega la noche del lunes y María acude al primer encuentro con el tal Agustin Toledo, en Sarmiento y O´higginis. Allí Agustin la esperó en un Volkswagen Gol negro. La reunión duró 25 minutos. El hombre le explicó de que se trataba el trabajo, lo que terminó confirmando las sospechas de la joven: debía ofrecer su cuerpo por dinero. Le advirtió que la policía no se debía enterar y que tenía que ser con mucha discreción. Le explicó que el objetivo era que ella cobrara 250 pesos, por cliente y de los cuales 100 pesos irían para él. Le contó que había otras chicas, y que la idea en un futuro era alquilar un departamento, mientras tanto el lugar de trabajo sería un motel alojamiento. Todo se confirmó: se trataba de una red de prostitución.

A partir de ese momento comienza la investigación del programa televisivo DNI, luego de recibir una serie de tres mensajes de texto, escritos por la propia víctima, al día siguiente, que decían: “Abel necesito hablar con vos, me agregaron al Facebook, y vi en un grupo que escracharon a la mina, esta mina busca chicas para prostituirlas”.

El periodista, Abel Diaz, inmediatamente decide comunicarse y reunirse con ella y su padre, porque consideró que la palabra prostitución es de alerta.

Llegamos al día tres, donde el tratante vuelve a entablar comunicación a través del Whatsapp y le dice que para poder ponerle un precio, él debería “probarla” para ver cuanto valía, si daba para 250 pesos o para más, es decir se tenía que acostar con ella. Ese encuentro no sería pago y se concretaría en un “telo” de la zona sur, cerca de la rural.

El periodista se puso en contacto con el ministro de Seguridad, Alejandro Cornejo, para explicarle la gravedad de lo que estaba ocurriendo. El ministro, dio las instrucciones para llevar a cabo el operativo que se concretaría ese día a la noche, todo ideado y organizado, con el consentimiento de la víctima y su padre.

“Yo quiero que lo agarren y vaya preso”, fueron las palabras del padre en la Jefatura de Policía. Desde la división de Trata de Personas de la provincia, se diagramó el operativo durante toda la tarde del día martes 17 de marzo. Se llevaron adelante los procedimientos legales, tomando intervención el Juzgado Federal Número 2, del juez Leonardo Bavio, quien ordenó que se lleve a cabo el operativo y la detención del tratante, en el horario y el lugar pactado.

Llegada la noche, se dispuso de distintos móviles que estaban apostados en las diferentes arterias de la ciudad: camionetas, autos y motocicletas y con disposición de todas las cámaras de seguridad.

María llegó caminando al lugar acordado, martes 17 de marzo, a las 22 horas en Sarmiento y Ameghino, ella tenía un teléfono especial con rastreo satelital. Al llegar la víctima estaba siendo esperada por un remis legal, cuya licencia y número de móvil reservaremos por pedido de la justicia. La joven cumplió con lo acordado: se subió al auto, en el asiento del acompañante, que era manejado por Agustín. El recorrido fue por las calles Sarmiento, Jujuy, Paraguay hasta el destino final: un motel transitorio (zona sur) Al atravesar el portón de ingreso, y cuando estaba por entrar al garaje lo intercepta el personal policial al tratante y es capturado.

Al requisar el automovil se secuestró una cinta, tipo de embalar y dos sogas de disinto tamaño, elemento claves para la causa.

 

Imagen : nuevodiariodesalta.com.ar