Noticias Destacadas

Una militante de los derechos

La muerte de Cecilia Lipszyc, Socióloga, política y feminista

 

Fue pionera en la defensa de los derechos de las mujeres. Combativa y frontal, fue referente para su generación y otras más jóvenes.cecilia_lipszyc

“No hay idea sin militancia. Ni militancia sin ideas”, decía Cecilia Lipszyc, en una asamblea de Carta Abierta, el 24 de julio de 2010, en la Biblioteca Nacional, donde destacaba la reciente sanción de la ley de matrimonio igualitario y se refería al “avance cualitativo” que significó –y significa– la ley de protección integral de las mujeres contra la violencia de género, que acababa de ser reglamentada por el Poder Ejecutivo. La frase, concisa, aplaudida, tal vez resuma la esencia de esta luchadora.

Socióloga, con gran formación intelectual y pensamiento de izquierdas, fue pionera en la defensa de los derechos de las mujeres en la recuperación democrática. Referente para su generación, pero también para otras más jóvenes. En el ’94 fue constituyente y una de las artífices del armado transversal de mujeres de distintos partidos políticos, que permitió –entre otros logros– frenar los intentos de la derecha eclesiástica y conservadora de imponer una cláusula antiaborto. En la Constituyente de la Ciudad de Buenos Aires fue asesora de la presidencia de la Comisión de redacción de la Constitución porteña.

Fundadora de multisectoriales de mujeres y de redes feministas en Argentina y América latina, realizó numerosos aportes en relación con los derechos humanos, la democratización de la sociedad, la situación de las mujeres, los derechos sexuales y reproductivos, entre muchas otras temáticas. Como asesora, impulsó las leyes de cupo femenino, patria potestad indistinta, divorcio vincular, licencia por maternidad y jubilación automática para las amas de casa. Entre otros ámbitos, se desempeñaba en la Asociación de Especialistas Universitarias en Estudios de la Mujer y en el Inadi. Se murió sin poder festejar la despenalización del aborto en el país, una causa que militó desde 1983.

En 2012  la Legislatura porteña la declaró “personalidad destacada de los derechos humanos”, un reconocimiento oportuno promovido por la diputada del FpV María José Lubertino. En ese homenaje, Cecilia dijo:

“No sé qué me hizo ser feminista, pero la idea de la igualdad que tiene el feminismo no lo tiene ningún partido político, ahora sé que fue en realidad por esta concepción de la igualdad de oportunidades y de trato como punto de partida y de llegada lo que me llevó a serlo
. Argentina es uno de los países avanzados en el tema, hemos conseguido muchas cosas desde que empezamos en el Partido Intransigente. Seguiremos en ese camino, muchas gracias por el reconocimiento”

Como apuntó Eva Giberti, en su muro de Facebook, al enterarse de su partida, “siempre me pareció penoso el escaso lugar ejecutivo del que dispuso en las instituciones que la convocaron. Hubiera podido hacer mucho más de lo muchisísimo que le debemos si se hubiesen reconocido sus capacidades y dotes para liderar y hacer. Las personas enérgicas y comprometidas a veces incomodan. Despedirla a Cecilia deja pendiente lo que hubiera podido ejecutar. La muerte no es el único pesar; su ausencia en los lugares con poder referidos al género es, para mí, lo irreparable”.

 

Imagen : heroínas. blogspot.com