Noticias Destacadas

Merlo

La Justicia ordenó la detención del sospechoso de incendiar la casa

Se trata de Cristian Méndez, de treinta años, sospechoso de haber iniciado el incendio que provocó la muerte de un matrimonio y seis chicos de entre 4 y 13 años, entre ellos su hijo.incendio merlo

El fuego comenzó a la 1 en una precaria vivienda de 7 por 4 metros ubicada en las calles Iwanowski y Larsen, del barrio El Pericón, en la localidad de Parque San Martín, y en base a los peritajes, los pesquisas creen que fue un múltiple homicidio.

Según el resultado de las autopsias, toda la familia murió por inhalación de monóxido de carbono y los primeros estudios establecieron que el fuego se inició en una cama cucheta, y como ésta estaba pegada al único ventiluz de la vivienda, sospechan que fue encendida desde afuera con un encendedor o fósforo.

Las víctimas son María Karina Flamenco (38); su actual pareja, Gastón Olivera (31) y seis hijos de la mujer: Ian (4), Nayla (5), Alejo (6), Sakira (10), Briana (11) y Yael (13), tres de los cuales también eran hijos de Olivera y el menor del sospechoso, identificado como Cristian Méndez (30), alias “Memo”.

Esta noche, el fiscal de Morón Sergio Dileo pidió la detención de Méndez al juzgado de Garantías local, en la causa caratulada “homicidio agravado por el medio empleado y por violencia de género”.

El sospechoso tiene una denuncia por maltrato, radicada el 7 de marzo en la comisaría de la localidad de Parque San Martín, según confirmó el jefe de la Departamental Merlo, Hugo Santillán.
Una vecina, María, contó que empezó a escuchar gritos, y al ver por la ventana vio “llamas terribles” y que, junto a otras personas, llamaron a la Policía, a los bomberos y a la ambulancia.

Vecinos fueron a la casa, una construcción de ladrillo, techo de chapa y con un pequeño ventiluz, pero cuando trataron de abrir la puerta, advirtieron que estaba trabada desde adentro.

Los vecinos rompieron las paredes para tratar de sacarlos porque estaban todos adentro. Estaba la puerta muy cerrada porque habían recibido amenazas, entonces quedaron atrapados porque había trabas, candados”, afirmó María, quien dijo que la dueña de casa era hostigada por su ex pareja.

La mujer aseguró que pese a que los bomberos están a 10 cuadras, llegaron media hora después de iniciado el siniestro, por lo que la gente empezó a traer agua y a sacarla incluso de las zanjas para apagar el fuego y rescatar a las víctimas.

“Los vecinos ya habíamos sacado tres cuerpos, las criaturas tiradas en la vereda y todavía los bomberos no habían llegado. La Policía tuvo que llevar a los bomberos al hospital porque los iban a linchar”, relató.

Betty, quien vive al lado de la casa, contó que ella y su hijo Brian trataron de derribar la puerta, pero estaba trabada y “era todo fuego”, especialmente a la altura del ventiluz, junto al que estaban las cuchetas donde dormían las niñas.

La vecina relató que, cuando por fin pudieron entrar, había cinco chicos refugiados del fuego en el baño y una nena estaba abajo de la cama, tapada por frazadas que se estaban incendiando.

“Siempre la salvamos, pero esta vez no lo pudimos hacer. No los pudimos salvar a ninguno”, dijo llorando la mujer, que contó que recibió una descarga eléctrica en el brazo con un cable que colgaba dentro de la casa mientras sacaba a los chicos.

Todas las víctimas fueron trasladadas al Hospital “Héroes de Malvinas” de Merlo, pero llegaron muertas.

Las autopsias establecieron que toda la familia murió por inhalación de monóxido de carbono, en tanto sólo la pareja y una niña tenían quemaduras parciales, ya que los otros cinco chicos fueron sacadas de la vivienda por los vecinos.

De acuerdo a los peritajes, se descartó que haya habido un cortocircuito o un escape de gas, por lo que la hipótesis más firme es la de un incendio iniciado desde afuera de la casa.

Betty denunció, además, que Karina, la madre de los niños, era continuamente amenazada de muerte por su ex pareja.

Es que hace unos años, Karina se había separado de Olivera y tuvo una relación con Méndez de la cual nació su sexto hijo y luego se distanció.

Debido a las constantes amenazas, Olivera volvió hace tres meses a vivir con ella, lo cual aparentemente enfureció a “Memo”.

“El gritaba a los cuatro vientos `Si no sos mía, no sos de nadie`,  los voy a matar”, denunció Betty, y detalló que la ex pareja entraba a la casa por detrás, la cascoteaba y luego sacaba a la mujer de los pelos.

Ana, otra mujer del barrio, acusó directamente al sospechoso y narró que en un encuentro reciente en un comedor el hombre le dijo: “Mañana vas a tener noticias de tu amiga (por la mujer fallecida) con los chicos muertos”.

Otra de la vecinas precisó que el hombre llegó a abusar sexualmente de María Karina delante de sus hijas.

Imagen : Enrique Cabrera Télam