Noticias Destacadas

#Ni Una Menos!

La igualdad, de la boca para afuera

En Buenos Aires, de acuerdo con un estudio de la Untref, el 84 por ciento está de acuerdo con que mujeres y varones sean iguales ante la ley, pero el 45 cree que las tareas domésticas son cosa de mujeres. Casi todos conocen #NiUnaMenos.campaña_cuidado_el-machismo_mata

En el área metropolitana de Buenos Aires, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref), sólo el 20 por ciento de los encuestados definió a la violencia de género como “la agresión que sufre la mujer por parte del hombre”, mientras que un 71 por ciento consideró que “es el maltrato recibido tanto por mujeres como por hombres por igual”. El 85 por ciento dijo creer que mujeres y varones deben ganar el mismo sueldo por el mismo trabajo y un 84, que deben ser iguales ante la ley, pero el 45 por ciento está de acuerdo con que las tareas domésticas estén a cargo de las mujeres. Además, la mitad de los encuestados estuvo de acuerdo con la frase “las mujeres son más débiles y están en una clara situación de dependencia en relación a los hombres”. Esas son solo algunas de las cifras relevadas por el Centro de Investigaciones en Estadística Aplicada (Cinea) y que pintan un panorama cuanto menos complejo y contradictorio, en el que se apoya la igualdad en lo legal pero no tanto en lo cotidiano, y se cuestiona a las víctimas, aunque haya intenciones de ayudarlas.

El estudio de Cinea se realizó entre el 18 y el 26 de mayo en la ciudad de Buenos y el Gran Buenos Aires, cuando entrevistó a 1096 personas mayores de 16 años, mujeres y varones. La investigación buscó recoger opiniones en base a tres ejes: la equidad de género, la “visibilización de la violencia de género como problemática social”, las manifestaciones por #NiUnaMenos del 3 de junio del año pasado (el 93 por ciento supo responder de qué se trató) y las acciones (propias y estatales) ante la violencia de género. Muchas de las entrevistadas, por lo demás, estaban hablando de experiencias propias: el 28 por ciento contó que su pareja ejerció violencia machista contra ellas; en el 56 por ciento de esos casos, esas mujeres las agresiones fueron físicas y emocionales; en el 38, el maltrato fue psicológico; en el 6, físico.

El consenso acerca de que mujeres y varones deben cobrar l o mismo por el mismo trabajo es elevado (el 85 por ciento), y algo muy parecido pasa con la idea de la igualdad ante la ley (el 84 por ciento está de acuerdo). Sin embargo, mientras que el 55 por ciento de los encuestados está en desacuerdo con la frase “hay actividades domésticas que deben ser realizadas exclusivamente por mujeres”, el 45 por ciento no rechaza de manera contundente esa idea. En la misma línea, sólo la mitad negó que las mujeres sean más “débiles” y estén “en una clara situación de dependencia” respeto de los varones.

El 40 por ciento culpa a las mujeres que son maltratadas por su pareja (“es su responsabilidad por seguir con esa persona”), lo que demuestra que aún es poco conocida la dinámica del círculo de la violencia.

El 70 por ciento de los encuestados cree que la violencia de género es “un maltrato que se da entre hombres y mujeres por igual”. Quienes sostienen esta afirmación son, en su mayoría, personas con “nivel educativo universitario y/o terciario” y “jóvenes de hasta 29 años”. Del 20 por ciento que respondió, en cambio, que es “maltrato que sufre la mujer por parte del hombre”; el 26 por ciento de quienes suscribieron esta afirmación tiene “estudios primarios o menores”.

Para el 57 por ciento de las personas encuestadas, durante el último año aumentaron los casos de violencia machista. Un porcentaje idéntico dijo que de violencia machista se habla “poco y debería hablarse más para que haya mayor conciencia”, mientras que para el 30 “el tratamiento que le dan los medios es suficiente”. Para el 8 por ciento, en tanto, “ya se está hablando demasiado” porque “hay problemas peores”.

El 79 por ciento de las mujeres entrevistadas dijo haber sufrido algún tipo de violencia machista, ya fuera en su relación de pareja, en la calle o en el ciberespacio. De acuerdo con lo relevado, “los hechos de violencia de género doméstica –es decir, sucedidos en el hogar– suelen ser más frecuentes en ámbitos donde viven niñas, niños y/o adolescentes”. El 57 por ciento padeció acoso sexual callejero por lo menos una vez, mientras que el 16 por ciento (en su mayoría, menores de 29 años) sufrió acoso virtual.

El 83 por ciento de los varones encuestados aseguró que “nunca se justifica maltratar a una mujer”, pero al 12 por ciento le parece “justificado que un varón grite, insulte o humille a su pareja si se niega a tener relaciones sexuales”; al 9 le parece “justo que un hombre pegue a una mujer ante un hecho de infidelidad”, y el 6 está de acuerdo con el maltrato si la pareja “sale con amigas o amigos sin avisarle”.

Por otra parte, el 93 por ciento de todos los encuestados dijo saber sobre Ni Una Menos. “Son las personas mayores de 65 años quienes menos lo conocen”, indica el estudio, que detalla la diferencia con los encuestados de entre 30 y 49 años, entre quienes el “grado de conocimiento alcanza el 96 por ciento”. Quienes más escucharon sobre las manifestaciones callejeras del año pasado fueron las personas con estudios universitarios y/o terciarios (el 97 por ciento de las menciones), mientras que “los que tienen estudios primarios o menores son quienes menos conocen” sobre ello (el 87 por ciento de los casos).

El 51 por ciento de las y los encuestados dijo que, si presenciara una situación de violencia, “intervendría y denunciaría el hecho ante la policía”. Para el 13 por ciento, “se trata de algo íntimo y privado, por lo que no actuaría”.

 

Imagen : www.belelu.com