La Eurocámara condena la violencia sexual contra mujeres en Libia y Egipto

El Parlamento Europeo ha denunciado las agresiones sexuales que han sufrido las mujeres durante las revoluciones en Libia y Egipto, así como las “pruebas de virginidad” forzadas a las que fueron sometidas varias manifestantes por parte de militares egipcios.

En una resolución aprobada por el pleno, los diputados subrayan que los derechos de la mujer deben ser respetados en las nuevas estructuras democráticas y jurídicas que se creen en estas sociedades.

“Las mujeres han participado activamente en las revueltas para reivindicar una mayor democracia y más derechos y libertades en el Norte de África y en Oriente Próximo”, señala la resolución, que fue aprobada a mano alzada. El texto añade que “los regímenes en el poder en Libia y en Egipto han recurrido a las agresiones sexuales como arma en los conflictos en torno a dichas revoluciones, persiguiendo a las mujeres”.

Los eurodiputados piden a la Comisión y a los Estados miembros que se opongan con firmeza al uso de las agresiones sexuales y la intimidación contra las mujeres en Libia y en Egipto. Aseguran que las pruebas de virginidad impuestas por el ejército egipcio a las mujeres manifestantes detenidas en la Plaza Tahrir es una práctica “inaceptable y equivale a una forma de tortura”.

Por ello, piden al Consejo Militar Supremo de Egipto que tome medidas inmediatas “para poner fin a este trato degradante” y que asegure que todas las fuerzas de seguridad y del ejército reciban instrucciones claras para hacerles saber que la tortura y otros malos tratos, como las pruebas forzadas de virginidad, no se tolerarán.

Por último, el Parlamento señala que se deben tomar acciones para “apoyar acciones específicas para conseguir un planteamiento efectivo y sistemático de la igualdad en los países de la Política Europea de Vecindad” y, en este sentido, insta a la Alta Representante, al SEAE y a la Comisión que den la máxima importancia a las prioridades políticas de la UE, incluidos los derechos de las mujeres, en sus conversaciones con estos países.