Noticias Destacadas

Eduardo Gutiérrez Grupo Farallón

La empresa de un presunto testaferro de José López es beneficiada por el gobierno de Macri

La administración estatal de Cambiemos benefició con dos enormes y escandalosas adjudicaciones de precios al Grupo Farallón, de Eduardo Gutiérrez.

Imagen : Arg Noticias

Si bien cuenta con un procesamiento dictado en la Justicia por el juez Casanello, el empresario Eduardo Gutiérrez, se benefició con enormes readjudicaciones de precios por parte del Gobierno de Mauricio Macri. Cabe destacar que Gutiérrez es señalado por la Justicia como un presunto testaferro de José López, exsecretario de Obras Públicas durante el kirchnerismo, y que se haría “famoso” por ser atrapado infraganti con bolsos llenos de dinero en la entrada de un convento en el Gran Buenos Aires.

En estos momentos, Gutiérrez, que es titular del Grupo Farallón, posee vínculos muy cercanos con la administración de Cambiemos. Además de haber sido socio del Grupo Macri en un emprendimiento inmobiliario en 2005, desde la firma Diedra Paneles S.A, de su propiedad, aportó $ 1.000.000 a la campaña presidencial de Macri, así como también su grupo empresarial figura como uno de los generosos “donantes” de la fundación SUMA, de Gabriela Michetti

 

Lo mas curioso, es que el empresario mantenga un vínculo de negocios con Mauricio Macri, ya que el fiscal Delgado y la propia titular de la Oficina Anticorrupción hayan señalado que el empresario hacía las veces de “pantalla” para ayudar al ex funcionario kirchnerista a esconder su ilícitamente enriquecido patrimonio. Es que en los últimos meses y aún con todas las pruebas judiciales en su contra, el Grupo Farallón siguió recibiendo beneficios del Estado y hasta algunos favores poco convencionales, al obtener una readjudicación de precios por un 96% y una quita del 20% de una obra firmada en 2014, que establecía la repavimentación de algunos tramos de la ruta provincial 1001 y la 191, y de la nacional número 9.

Según consigna en su investigación el portal El Destape, el grupo Farallón había retirado su obrador el 9 de diciembre de 2015 (antes de la asunción de Macri como presidente) y de esta forma sentarse a renegociar una obra que jamás habían iniciado, la Dirección Nacional Vial, dependiente del ministerio de Transporte de Guillermo Dietrich, señalado como un hombre con llegada a Gutiérrez, decidió otorgarle en septiembre del año pasado, con el caso López ya consumado, una reducción de la obra planificada, al quitarle el tramo de la ruta 1001 (Vuelta de Obligado-San Pedro), otro de la ruta 191 (desde la ruta nacional 9 al límite con Arrecífes) y extenderle el presupuesto: de $ 96.804,799, la obra pasó a costar $ 120.961.114, aún cuando se harían menos kilómetros que en la planificación inicial.

Apenas unos meses después, con Gutiérrez ya procesado en la Justicia y con un díctamen de la Oficina Anticorrupción que dirige Laura Alonso donde se lo señala como “propietario real del inmueble en cuestión que fuera adquirido por José Lopez, a través del su incremento patrimonial ilícito e injustificado por el que deberá responder junto a su esposa y el mismo Gutiérrez como testaferro”, el pasado 7 de julio de 2017, Grupo Farallonrecibió una nueva readjudicación de precios por parte del Ejecutivo. En este caso, la obra original llevó los costos a $ 188.323.726, aun cuando el 29 de junio, una semana antes, ya le habían actualizado los precios de la obra, cotizándola en $ 182.884.072.

Meses atrás, el titular de Vialidad Nacional Javier Iguacel había asegurado que “Farallón no volvió a participar de ninguna licitación pública”, luego que le consultaran por el polémico decreto que habilitaba a la firma del presunto testaferro de López a recibir readjudicaciones de precios junto al amigo presidencial Caputo.

Pese a su afirmación, el grupo constructor siguió participando libremente de las licitaciones públicas: en noviembre pasado Farallón presentó una de las mejores ofertas para adjudicarse una obra en las rutas nacionales 25 y 26, así como también para la reconstrucción del Camino Ascensión Ferre, donde formuló el segundo mejor ofrecimiento, en UTE con Alberto Reano S.A.