Noticias Destacadas

La discriminación es propiciada por los adultos

La presidenta del Colegio de Psicólogos de Salta, Lic. Irma Silva, explicó que las situaciones de violencia que se generan en los establecimientos escolares, muchas veces son un correlato de aquello que se vive en el entorno social y en el seno de cada familia. “Son los adultos quienes propician y participan en hechos de discriminación”, destaca.

La reflexión de la psicóloga recae en una problemática que se reproduce cada año durante el período escolar, y que consiste en el acoso entre pares que termina traduciéndose o combinando distintos modos de amedrentamiento físico, verbal, psicológico y simbólico.

Silva se niega a hablar de bulling en los casos ocurridos en Salta, ya que esto implica categorizar a niños y jóvenes, estigmatizándolos sin analizar a que obedecen estos hechos puntuales, cuando en realidad los adultos han perdido el rol de padres para volverse amigos de sus hijos, dejándolos en total orfandad, a partir de una actitud que implica además el intento de evitar el paso del tiempo. “Esta declinación del rol paterno parece haberse convertido en una constante en la que los adultos pretenden ser tan jóvenes como sus hijos”, expresa.

La psicóloga considera que ante estos conflictos lo más importante es ser buenos observadores y trabajar en consecuencia, comprendiendo además que los adolescentes no conocen como resolver sus problemas de forma pacífica, por la vía de la no violencia, ya que viven entornos adonde la solución parece encaminarse en otro sentido. También recuerda que este es un fenómeno a nivel mundial y que no todas las conductas violentas entre estudiantes se dan a través de la agresión física, sino que muchas de ellas son más sutiles, generándose mediante un “proceso de aislamiento” que equivale a la “agresión” y que termina excluyendo a quien es considerado diferente.

Del mismo modo, Silva refiere que más allá de los espacios que los adolescentes tienen para referenciarse, como las tribus urbanas que son nuevas expresiones y que sirven además como lugar de contención, con reglas particulares, la escuela ha perdido parte de su rol pedagógico, desbordada con el desgaste paulatino y psíquico que sufren los docentes al tener que desarrollar su trabajo en determinadas condiciones y con aulas superpobladas.

FOTO: www.forociudadano.cl