Justicia argentina restituye la identidad a la nieta 103

La Justicia Federal de Rosario, en Argentina, restituyó a través de un examen de ADN la identidad de una joven, hija de una pareja de desaparecidos en la última dictadura militar. Es la nieta 103 recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo.

María Pía se negaba a que sus muestras de ADN fueran cotejadas con las del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). Allí están almacenadas las muestras de todas las familias que han denunciado la desaparición de sus parientes durante la última dictadura del país, entre 1976 y 1983.

Sin embargo, un juez federal ordenó que se realizaran la extracción y la comparación con las muestras del BNDG, de acuerdo con lo establecido en la legislación argentina.

El juez notificó este miércoles a las partes el resultado del estudio.
La resolución indica que según los cálculos realizados en base al ADN, los desaparecidos “tienen una probabilidad de parentalidad del 99,9% con respecto al perfil genético obtenido de la muestra hemática de la persona sometida a estudio”.

La nieta recuperada es la hija menor de Cecilia Beatriz Barral y Ricardo Klotzman, militantes del PRT-ERP, quienes fueron secuestrados el 2 de agosto de 1976.

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela De Carlotto, comentó que “el nieto 102 también se negó a realizarse los exámenes de ADN y ahora es un chico feliz que transita por la casa de las Abuelas como si fuera su casa”.

Asimismo, aclaró que la nueva nieta recuperada “aceptó sin ningún reparo la extracción de sangre obligatoria” que determinó el juez Bailaque.

Y mencionó que “la historia que vivió en el pasado no se le va a borrar, es parte de su vida, y nadie pretende que cambie de forma de vida, de amistades o de afectos, porque eso es ella”.

El caso se asemeja al de los hijos de Ernestina Herrera de Noble, quienes tampoco aceptan hacerse un análisis de ADN.