Noticias Destacadas

INESSA ARMAND*

?Inessa insistió con fuerza en la necesidad de desarrollar nuestro trabajo entre las mujeres y especialmente en la idea de publicar un periódico para las mujeres trabajadoras en San Petersburgo (?) que empezó a aparecer poco tiempo después. Inessa hizo un gran aporte para desarrollar el trabajo entre las mujeres y le dedicó gran tiempo y energía?.

Cuando las autoridades le negaron el permiso para establecer una escuela dominical para las mujeres trabajadoras, Armand comenzó a cuestionar lo que los reformadores sociales podrían alcanzar. Inessa fue muy influenciada por las ideas revolucionarias de su cuñado, Boris Armand, que era socialdemócrata y en 1903 ella también se incorporó al ilegal Partido Obrero Socialdemócrata.

En 1904, a los treinta años, dejó a su marido y se fue con Boris, con quien tuvo su quinto hijo. Durante este período, comenzó a leer las obras de los líderes revolucionarios rusos como Lenin y León Trotsky, y se unió a los bolcheviques. Detenida en Junio de 1905 y liberada por una amnistía del zar para los presos políticos, fue detenida nuevamente en 1907 por distribuir propaganda ilegal y fue sentenciada a dos años de exilio en Liberia, de donde huyó y se radicó en París. Al poco tiempo quedó viuda.

En París conoció a Lenin, Kamenev y otros dirigentes bolcheviques. En 1911 Armand se convirtió en Secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores, organizaciones para coordinar todos los grupos bolcheviques en Europa Occidental.

Según Bertram D. Wolfe, Inessa ?tenía una cultura más amplia que cualquier otra mujer en su círculo de Lenín, un profundo amor de la música, sobre todo de Beethoven, que se convirtió en favorito de Lenin. Tocaba el piano magníficamente, hablaba con fluidez cinco idiomas, fue muy consecuente con el bolchevismo y el trabajo entre las mujeres, y poseía un encanto personal y un intenso amor por la vida?

En julio de 1912, regresó a Rusia para organizar una campaña que les permitiera a los bolcheviques obtener diputados en la Duma. Dos meses más tarde fue encarcelada. Luego de su liberación fue a vivir con Lenin y Nadezdha Krupskaia en Cracovia.

?Nuestro grupo de Cracovia estaba muy unido a Inessa?, escribe Krupskaia.? Mi mamá estaba muy encariñada con ella, porque la visitaba frecuentemente, y todos nos poníamos muy contentos cuando ella estaba de visita. Ella me contaba muchas cosas sobre su vida, sus hijos, mostraba las cartas que le mandaban?Inessa era una gran música y tocaba muy bien Beethoven. A Ilych ( Lenin) le gustaba especialmente la ? Sonata Patética?.

En esa época inició su trabajo como editora del periódico Rabotnitsa (Mujer Trabajadora), una publicación del Partido Bolchevique destinada a las obreras, con la colaboración de Krupskaia.

En los albores de la Primera Guerra Mundial, ante la traición de los dirigentes de la de la II Internacional que llamaron a poyar a sus propias burguesías nacionales en la guerra, Inessa distribuyó propaganda urgiendo a las tropas aliadas a volver sus armas contra su propia burguesía y dar inicio a la revolución socialista. Fue a Suiza en marzo de 1915 , para organizar la Conferencia Internacional de Mujeres socialistas contr la guerra y fue parte de la delegación bolchevique en las Conferencias de Zimmerwald y Kienthal que reunieron a los socialistas internacionalistas.

Es muy conocido su intercambio de cartas con Lenin sobre las tareas de liberación de la mujer, en las que Lenin polemiza con ella a propósito de un folleto que ella estaba preparando por su concepto de ?amor libre?, diciéndole que era un criterio burgués. El panfleto nunca fue publicado.

Inessa volvió a Rusia en el famoso tren precintado con Lenin, Krupskaia y otros dirigentes bolcheviques en abril de 1917.Luego de la Revolución de Octubre, fue miembro del Comité Ejecutivo del soviet de Moscú.

En el Congreso de Mujeres Obreras y Campesinas de 1918 dio un discurso sobre la necesidad de liberar a las mujeres de la esclavitud doméstica.? Bajo el capitalismo, la mujer obrera debe soportar el doble fardo de trabajar en la fábrica y luego realizar las tareas domésticas en el hogar. No solamente debe hornear y tejer para el patrón. Sino que también debe lavar, limpiar y cocinar para su familia?Pero hoy es diferente. El sistema burgués está en vías de desaparición. Nos acercamos a la época de construcción del socialismo. Para reemplazar los millones y millones de pequeñas unidades económicas individuales, de cocinas rudimentarias, malsanas y malequipadas y el incómodo lavado a colada, debemos crear estructuras colectivas ejemplares, de cocinas, comedores y lavanderías.

En febrero de 1919, integró la Misión de la Cruz Roja Rusa para repatriar a los prisioneros de guerra. A su regreso a Petrogrado, fue elegida para la dirección del Genotdel, el organismo de las mujeres del Partido Comunista de la Unión Soviética. Desde allí, apoyó la legislación a favor del aborto, combatió la prostitución, impulsó la protección social de madres e infantes y la participación política de obreras y campesinas.

En 1920, dirigió la I Conferencia Internacional de Mujeres Comunistas.? Inessa casi no podía mantenerse de pie. Su energía no era suficiente para el colosal trabajo que le correspondió?, escribió Krupskaia, que trabajó con ella preparando el Congreso. Después de la Conferencia, sus amigos y Lenin le propusieron viajar al Cáucaso para recuperarse, pero al poco tiempo contrajo cólera y murió a los 46 años y fue enterrada en las murallas del Kremlin.

Injustamente, Inessa Armand es más conocida por los historiadores como amante de Lenin, que por su contribución propia como una de las más importantes dirigentes mujeres del bolchevismo, abnegada luchadora desde su juventud, que sufrió cárceles y exilio y que se destacó por defender los derechos de la mujer. Lo cierto es que también fue amiga y camarada de de Krupskaia, con la cual trabajó durante muchos años.

* Mujeres que revolucionaron el mundo-Revolucionarias- Publicación de Convergencia de Izquierda, CABA 2010

IMAGEN: realussr.com