Noticias Destacadas

Deficiente sistema de justicia por casos de violación en EU

Illinois será el primer estado que dará seguimiento a prueba de ADN

México, D.F., 7 jul 10.- El fracaso general del sistema de justicia sobre casos de violación sexual en Illinois, Estados Unidos, responde a que, pese a que existen los llamados kits de violación, es decir, las pruebas de ADN de las víctimas, recopiladas desde 1995, el 80 por ciento de ellas no han sido analizadas.

De acuerdo con el informe ?Solía pensar que la ley me protegería: La falta de análisis de estuches de violación en Illinois? -elaborado por Human Rights Watch (HRW)- desde 1995 se recabó la información de 127 de las 264 jurisdicciones en Illinois, y se observó que sólo se podía confirmar el análisis de mil 474, de los 7 mil 494 estuches de evidencia física con que contaban las autoridades.

El informe constató que el retraso en el análisis de los estuches de violación, es evidencia de un fracaso general del sistema de justicia de Illinois para hacer frente a los delitos de violación sexual. La respuesta inadecuada del Estado, se refleja en su tasa de arrestos, que es del 11 por ciento, una de las más bajas de ese país, y muy por debajo de la media nacional, que es del 22 por ciento.

DISPOSICIONES DE LA LEY

En Illinois, cuando una persona es violada sexualmente y denuncia el delito, el personal del hospital o la policía, piden la autorización del ?kit de violación?. Este consiste en obtener evidencias físicas de ADN a través de un examen médico a la víctima, un proceso que puede durar entre cuatro y seis horas.

Posteriormente, la policía reúne las pruebas y las envía al laboratorio para su análisis, esto con el fin de identificar al agresor, confirmar el contacto de la víctima con un sospechoso, y en su caso, exonerar a los acusados que resulten inocentes.

El informe también indica que en 2004, la prensa reveló que miles de ?kits de violación? no fueron examinados en Illinois, razón por la cual, el entonces gobernador, Rod Blagojevich, promovió la aprobación de una ley que exigiera examinar todos los estuches de violación.

En mayo de 2010 -durante la investigación de HRW- la legislatura estatal, bajo la dirección de la fiscal general Lisa Madigan, aprobó una segunda ley denominada, ?Ley de Presentación de Pruebas de Ataques Sexuales 2010?.

Esta legislación histórica, fue aprobada por la asamblea legislativa del estado, y fue firmada ayer, 6 de julio de 2010 por el gobernador Pat Quinn, con lo que Illinois se convirtió en el primer estado que exige que cada kit ?reservado? tenga un seguimiento y que se envíe al laboratorio de criminalística para su análisis.

Por su parte, HRW consideró que si bien el proyecto de ley es un paso significativo que podría proporcionar un modelo de reforma para otros estados, requiere de un compromiso de recursos, supervisión, y la ejecución de la legislatura, del gobernador, y los organismos de aplicación.

RETRASO EN LOS ANÁLISIS

No obstante, la ley también dispone que el análisis de todos los estuches dentro del plazo especificado sólo tendrá lugar, “si se dispone de personal y recursos suficientes”. Pero los laboratorios criminológicos del estado no cuentan actualmente con suficiente capacidad para manejar el aumento del número de estuches de violación resultante de la nueva legislación.

Los departamentos de policía y del sheriff no tienen reglas uniformes para el seguimiento de los estuches de violación registrados en sus centros de almacenamiento. Además no existen directrices estatales para el seguimiento o el registro de la situación de estos estuches, ni para dar formato a la cadena de informes relacionados con el proceso de seguimiento.

HRW explicó que cuando solicitó información sobre los estuches de violación a dichas jurisdicciones, muchas nunca los habían contado, tampoco los habían analizado, ni establecido un sistema para dar seguimiento al análisis de los mismos.

A decir de Sarah Tofte, investigadora sobre Estados Unidos de HRW y autora del informe, ?la falta de análisis de las pruebas de ADN en Illinois no es sólo un agravio contra las víctimas de violación, también pone en peligro a todas las mujeres al dejar en libertad a violadores que podrían ser identificados, algunos de los cuales podrían atacar de nuevo?.

Se subraya que la falta de entrenamiento, del personal médico encargado de la recolección de pruebas de violación, implica que los agresores no lleguen a la cárcel y el informe concluye que esperar más de un año los resultados de una prueba de ADN, es grave porque significa perder impulso en el movimiento de casos y testigos.