Noticias Destacadas

La joven tenía 31 años

Identificaron a una rosarina que murió calcinada en Misiones

Se trata de Luciana Ferrer, una artista plástica que vivía en Río de Janeiro. Partió de Rosario, donde había ido a pasar año nuevo con su familia, rumbo a Brasil y en Posadas tenía que hacer un trasbordo. La justicia investiga cómo llegó a un descampado de La Candelaria, donde la encontraron calcinada e inconsciente.lucianaferrer_1r_(1)

Luciana Ferrer salió el 11 de enero en un micro desde Rosario con destino final Rio de Janeiro, donde vivía. Tenía que llegar el 13, pero nunca lo hizo. Estaba desaparecida hasta esta mañana cuando el padre reconoció el cuerpo de la joven en Misiones. La habían encontrado incinerada, inconsciente y semidesnuda en un descampado de la ciudad de Candelaria en la madrugada del miércoles 14. Hasta hoy los investigadores no habían podido identificarla. La Justicia misionera ahora investiga cómo llegó al baldío donde la encontraron.

“Desafortunadamente era mi hija”, dijo esta mañana Marcelo Ferrer, el padre de la artista plástica de 31 años, cuando salió de la dependencia judicial donde estaba el cadáver. El hombre se descompensó y tuvo que ser asistido por enfermeros. Según fuentes judiciales cercanas a la investigación consultadas por Infojus Noticias, Ferrer declaró por la tarde en la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas.

Al cuerpo de Luciana lo encontró un vecino que escuchó gritos en un baldío a 100 metros de la ruta nacional 12, en el municipio de Candelaria, a 30 kilómetros de la capital provincial. Tenía el 90% de su cuerpo quemado y agonizaba. La trasladaron al Hospital de Agudos Ramón Madariaga de Posadas y apenas sobrevivió un día. Los investigadores no pudieron identificarla porque no llevaba documentos. Tampoco pudieron rastrear sus huellas dactilares porque tenía las manos totalmente calcinadas. Hasta esta mañana era una NN.

La pesquisa quedó a cargo del juez de instrucción 2 César Antonio Yaya y la unidad regional de la policía provincial con integrantes de la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial. La semana pasada construyeron un identikit de la joven y lo difundieron con algunos datos fisionómicos, como un tatuaje que tenía en la muñeca. Esa información fue la que logró identificarla.

Según los resultados preliminares de la autopsia la joven no tenía lesiones en su cuerpo ni signos de violencia sexual. Los investigadores buscan determinar si se trató de un homicidio o un suicidio. En la escena del crimen se encontró, también, una botella con alcohol.

Luciana es la tercera de cuatro hermanas. Había llegado al país para pasar las fiestas en familia y ya tenía pasajes para volver a Río de Janeiro. Los padres de la joven habían hecho la denuncia por la desaparición en una comisaría rosarina el 13 de enero y la Fiscalía Regional Circunscripción Segunda estaba actuando en la “averiguación de paradero”. El rastro de la joven se perdió el 11 de enero. Una cámara de seguridad de la Terminal de Rosario captó su arribo en un taxi Renault Logan a las 17.47. Su micro salía a las 18 y de ahí iniciaba un viaje en varias etapas que terminaría en Brasil. En Posadas tenía que hacer un trasbordo.

 

Imagen : Infojus Noticias