Noticias Destacadas

Ramona Benítez de Amarilla y Susana Elena Ossola de Urra.

Identificaron a dos mujeres embarazadas asesinadas por la dictadura

Abuelas de Plaza de Mayo informó que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) identificó los restos de Ramona Benítez de Amarilla y Susana Elena Ossola de Urra. Ambas estaban embarazadas al momento de su asesinato.Identificaron a dos mujeres embarazadas asesinadas por la dictadura

“Desde la desaparición de nuestros hijos e hijas, las Abuelas de Plaza de Mayo buscamos a nuestros nietos y nietas con la esperanza de abrazarlos, de devolverles su historia familiar y legarles una vida en la Verdad”, expresaron desde Abuelas en un comunicado. Y agregaron: “Estos casos remarcan la virulencia de los genocidas, que acribillaron a mujeres aun con su hijo en el vientre. Lamentablemente, por la etapa de gestación y la fecha en que fueron asesinadas Ramona y Susana, estamos en condiciones de cerrar dos nuevas historias: son así 124 los casos resueltos”.

Ramona Benítez de Amarilla había nacido el 31 de agosto de 1957 en General Paz, provincia de Corrientes. Sus amistades y compañeros de militancia la llamaban “Beatriz” o “Betty”. Su pareja, Fernando Amarilla, nació el 13 de enero de 1951 en la ciudad de Buenos Aires, y era conocido como “Ulises” o “Fierro”. Ambos militaban en Montoneros y fueron secuestrados el 16 de mayo de 1976 en la vía pública en Remedios de Escalada, provincia de Buenos Aires. La joven estaba embarazada de tres meses.

Su cuerpo fue hallado sin vida en Morón el 29 de mayo de 1976 junto al de Rodolfo Aníbal Leonetti. El EAAF puedo identificar a Ramona a través de sus huellas

Por su parte, Susana Elena Ossola de Urra nació el 23 de noviembre de 1953, en San Luis y su pareja, Oscar Urra Ferrarese, el 2 de febrero de 1952, en Santiago de Chile. Ambos eran militantes del PRT-ERP y fueron secuestrados el 22 de mayo de 1976 en la localidad bonaerense de San Miguel, también en la vía pública. Susana estaba embarazada de tres meses.

Su cuerpo apareció junto a los de otras dos mujeres y nueve hombres, el 1° de julio de 1976, en Don Bosco y Sucre, San Isidro. Sus restos fueron llevados al cementerio Municipal de Boulogne.

“A pesar del dolor de este final terrible, es reparador conocer, al menos, la verdad sobre su destino”, afirmaron desde Abuelas.