Noticias Destacadas

Corrientes

Hirió a “barretazos” a su mujer e hijo y se tiró desde un techo

El hombre lastimó en la cabeza a un joven de 18 años y a su concubina, a la que desmayó. Creyéndola muerta quiso suicidarse. Subió a la casa y con un cuchillo se produjo dos puñaladas en el cuello. Después saltó al vacío. Por el golpe tuvo fractura expuesta de pierna.barretazo

Un po­li­cía re­ti­ra­do hi­rió a “ba­rre­ta­zos” a su con­cu­bi­na y a su hi­jo du­ran­te un in­ci­den­te en la ca­sa que ha­bi­tan en la ciu­dad de Co­rrien­tes, don­de el hom­bre, cre­yen­do que ha­bía ma­ta­do a la mu­jer, in­ten­tó sui­ci­dar­se de dos pu­ña­la­das en el cue­llo y lue­go arro­ján­do­se des­de el te­cho.
Las tres per­so­nas de­bie­ron ser asis­ti­das de ur­gen­cia pa­ra ser tras­la­da­das a un hos­pi­tal en dis­tin­tas am­bu­lan­cias con he­ri­das de di­ver­sa con­si­de­ra­ción.
En el Hos­pi­tal Es­cue­la los mé­di­cos de­ter­mi­na­ron que tan­to la mu­jer, de 45 años, co­mo su hi­jo de 18, pre­sen­ta­ban le­sio­nes en la ca­be­za pro­duc­to de gol­pes con un pe­da­zo de hie­rro.
Por otra par­te, a igual es­ta­ble­ci­mien­to mé­di­co in­gre­só An­drés Agui­lar, un sar­gen­to re­ti­ra­do de la Po­li­cía pro­vin­cial de 50 años, con le­sio­nes pun­zo­cor­tan­tes, po­li­trau­ma­tis­mos y una frac­tu­ra ex­pues­ta de fé­mur.
De acuer­do a in­for­ma­ción co­no­ci­da por dia­rio épo­ca, el epi­so­dio tu­vo co­mo es­ce­na­rio a una vi­vien­da de ca­lle Río Ne­gro al 1100 del ba­rrio Pío X.
Una dis­cu­sión de pa­re­ja de­ri­vó en el ac­to de agre­sión fí­si­ca. Agui­lar, con el uso de una ba­rre­ta, em­pren­dió a gol­pes con­tra su hi­jo y su mu­jer. Eran al­re­de­dor de las 10:30.
Los gri­tos alar­ma­ron a los ve­ci­nos que pi­die­ron la ur­gen­te pre­sen­cia de po­li­cí­as, mien­tras Agui­lar des­ma­ya­ba de un “ba­rre­ta­zo” a su pa­re­ja, de­ján­do­la in­cons­cien­te ti­ra­da en el pi­so.
To­tal­men­te fue­ra de sí el hom­bre cre­yó que ha­bía ma­ta­do a la mu­jer y en­ton­ces tu­vo una ac­ción sui­ci­da. Su­bió el te­cho del in­mue­ble y de­lan­te de los efec­ti­vos que ha­bí­an lle­ga­do a pres­tar au­xi­lio re­pi­tió en va­rias oca­sio­nes “me voy a ma­tar”.
Em­ple­an­do un cu­chi­llo de co­ci­na el sar­gen­to re­ti­ra­do se pro­du­jo dos le­sio­nes en el cue­llo. Y des­pués se lan­zó al va­cío an­te la mi­ra­da ató­ni­ta de los tes­ti­gos.
Un des­fi­le de am­bu­lan­cias acu­dió al do­mi­ci­lio don­de se de­sa­tó el dra­ma fa­mi­liar. Los tres le­sio­na­dos de­bie­ron ser lle­va­dos al hos­pi­tal.
Tan­to la mu­jer co­mo el mu­cha­cho de 18 años no re­sul­ta­ron con he­ri­das gra­ves. Res­pec­ti­vos es­tu­dios con to­mó­gra­fo des­car­ta­ron le­sio­nes óse­as. Sin em­bar­go, Agui­lar pre­sen­ta ro­tu­ra de pier­na y las cu­chi­lla­das au­toin­fli­gi­das por las cua­les que­dó in­ter­na­do ba­jo cus­to­dia po­li­cial.
El hom­bre que­da­rá in­vo­lu­cra­do en el de­li­to de “le­sio­nes” y “le­sio­nes por vio­len­cia de gé­ne­ro”.

 

Imagen : Época