Noticias Destacadas

Detenciones al voleo

“Hay un salto en la calidad de la represión”

“Empiecen a contestar o van a estar desaparecidos también”. Así amenazó la Policía en el camión celular a las personas detenidas el viernes luego de la concentración en Plaza de Mayo por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Imagen : Nueva Ciudad

Cinco de los 31 detenidos eran reporteros gráficos o periodistas de medios alternativos. Según repasó Página/12 en base a uno de los testimonios se trata de dos integrantes de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), un fotógrafo de ATE (Carlos Guerra), otro de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra) y otra compañera fotógrafa (Paula Barriga). “Nos parecía ilógico estar detenidos, la única forma en que se entiende es que necesitaban presos para mostrar o lo que sea que el Gobierno quiere mostrar con la represión”, afirmó Ezequiel Medone, de la RNMA.

Los policías intervinientes en el operativo fueron llamados a declarar por el juez Martínez de Giorgi, a cargo de la causa en la que, además, impuso el secreto de sumario. Tanto el juzgado como la fiscalía consideraron que no se aportaron elementos concretos sobre los motivos de las detenciones ni sus “circunstancias”. El fiscal que interviene en el caso es Ramiro González.

Mientras, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta calificó como un “disparate” la visión acerca de que los disturbios fueron organizados por los servicios de inteligencia del Estado para justificar el operativo posterior. “No vamos a permitir ningún tipo de violencia”, sostuvo e indicó que desde el gobierno representarán legalmente a los efectivos policiales heridos.

Detenciones arbitrarias y abuso policial

Recién cuando fueron liberados a las 5 de la mañana del lunes se pudo saber más detalles sobre las condiciones de captura y detención. Uno de los detenidos contó que fue capturado cuando salía del trabajo. “No fui a tirar nada y nos imputaron que tiramos molotov, piedras; que tuvimos resistencia a la autoridad, nos trataron como chorros, como terroristas”, aseguró.

José Domingo Morales, un docente de primaria y secundaria, figura en el acta detenido frente a la Casa de Gobierno, en la Plaza de Mayo y en realidad fue atrapado en Bernardo de Irigoyen 96, “a casi diez cuadras del lugar, mientras cenaba con dos compañeros docentes”, explicó a “Llevalo Puesto” (FM La Tribu 88.7) la abogada de Liberpueblo Verónica Quinteros.

Por su parte, en una entrevista con Radio 10, Ada Luz narró: “Alrededor de las 20hs yo estaba alejada completamente de lo que era la barricada policial. Pasaron unas motos, doblaron en una esquina y mientras pasan empiezan a disparar balas de goma. Había muchísimos policías de civil que se ponían chalecos bordó”. “A una chica, adelante mío, la tiraron al piso. En ese momento, otra piba le grita que la dejen: ahí otro policía le metió una patada y la tiró al piso. Ahí me paralicé. En ese momento me detuvieron a mí, me tiraron al piso y me pegaron”, completó.

Estuvieron más de 48 horas incomunicados. “No nos dejaban ver a nuestros abogados, había gente muy joven, que no milita en ningún partido, vivimos situaciones muy violentas”, detalló Luz e indicó que estuvieron hacinados, “en lugares incómodos y molestos”. “Nos estaban dejando en condiciones infrahumanas”, añadió.

Sumado a eso, el abuso policial fue peor para las mujeres. “Una de las chicas en la Comuna 12 fue obligada a entrar a su celda, desnudarse y desde la puerta un policía la filmó desnuda. Fue una situación que sobrepasa todos los límites”, declaró la joven y contó que varias “fueron obligadas a desnudarse completamente”.

“Lo que está reflejado en las actas no es lo que pasó en la realidad”, aseguró Verónica Quinteros y planteó que “hay un salto en calidad en la represión que se evidencia con estas detenciones “arbitrarias e injustas”. “La criminalización de la protesta social viene de hace mucho, pero con este gobierno se agudizó y acrecentó exponencialmente”, sumó.

“Hubo detenciones arbitrarias, falsedades ideológicas y amenazas gravísimas. Ya hemos denunciado a la policía”, aportó en declaraciones radiales la abogada de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), María del Carmen Verdú.

Por su parte, Pablo Llonto, otro abogado especializado en derechos humanos, aseguró a Radio Cooperativaque “lo que pasó fue una acción psicológica para controlar a la ciudadanía”.

“Los incidentes existieron pero no son ellos los promotores ni los autores”, afirmó en el mismo sentido otro integrante de Correpi, Ismael Jalil, a FM La Patriada. “Fue una razia policial para correr el eje del reclamo por Santiago Maldonado”, concluyó.