Noticias Destacadas

Hay que desestimar los crímenes pasionales

“No podemos incluir en nuestro lenguaje este tipo de justificaciones, como los celos o la pasión”, afirmó la licenciada María Eugenia Rocha Alfaro, quien integra la Red PAR, Periodistas de Argentina en Red por una Comunicación No Sexista, y lleva adelante la columna radial de género “Pares y cuerdas”.

Rocha Alfaro, enfatizó que no se mata “por pasión”, y que expresiones poco adecuadas como ésta, llevan a excusar al victimario.

Aseguró asimismo, que dada nuestra cultura patriarcal, en general son mujeres quienes son asesinadas en el marco de las relaciones de parejas o ex parejas, y que por eso el tratamiento de la información periodística debe desestimar este tipo de justificativos, que atentan nuevamente contra la víctima y terminan por justificar al agresor.

“El térmjino feminicidio es político”, señaló, relatando que el mismo es utilizado para nominar los homicidios de mujeres que guardan esta connotación de relaciones de dominación y violecia, por su condición de género.

Como revisión de la praxis del periodista, Rocha Alfaro consideró: “Esto es una cuestión cultural y es importante pensar en como se transmite el mensaje de estos hechos y por ello, es necesario allí clarificar los términos”.

Señaló asimismo, que hablar “de celos” o de una suerte de represalia por una presunta infidelidad, no hace más que quitar la mirada sobre el asesino para revisar la vida de la víctima.

“En muchos hechos se pone en duda la dignidad de la mujer y el victimario pasa a un segundo plano”, afirmó.

Continuó explicando, que por ello es importante revisar de qué modo se traslada y se muestra esta realidad, ya que muchas veces los medios de comunicación reproducen la “naturalización” de la violencia de género, cuyo extremo es el feminicidio.

“Cuando vean crimen pasional, sepan que no es así, que es un delito, un crimen hacia una mujer”, expresó.

La violencia de género y sus diferentes expresiones

“La violencia se da de distintas maneras, pisológicamente, verbalmente y simbólicamente, muchas veces antes de que se produzcan hechos de violencia física o que exista un desenlace fatal como ocurre en el feminicidio”, anticipó.

Señaló también, que hay que ponerse en “alerta para no tolerar este tipo de situaciones”, y observar esto desde que se presentan muestras o conductas que apuntan a la desvalorizacíón, ya que desde ahí estamos frente a situaciones de violencia y éste es el momento adecuado para poder pedir ayuda a tiempo.

Sobre los casos judicializados que derivaron en feminicidios, la licenciada expresó que se deben “aceitar los mecanismos no sólo de la policía sino de la Justicia en sí, porque las mujeres que sufren violencia deben pasar por todo un circuito probatorio cuando viven una situación de mucha vulnerabilidad que termina exponiendo sus vidas”.

IMAGEN: luis.busom.com