Noticias Destacadas

Por reivindicaciones para el colectivo trans

#GritazoTrans: la primera ronda trava a la Pirámide de Plaza de Mayo

Ayer no fue un jueves como cualquier otro en Plaza de Mayo. Pocas horas después de la histórica  ronda de las Madres de  Plaza de Mayo,  decenas de trans y travestis caminaron sobre sus pasos, abrazadas para gritar juntas “queremos vivir”. Referentes de distintos colectivos trans se pararon detrás de una  gran bandera que decía: “Justicia por Diana Sacayán. Basta de Travesticidios” y fueron rodeadas por un público repleto de jóvenes.  Allí, formando  una voz  grupal conmovedora,  leyeron un documento  que  unió todos sus reclamos  en una misma posición política clara y fuerte.  Luego, mientras sostenían juntas esa misma bandera, realizaron la primera ronda trava alrededor de la Pirámide de Mayo  exigiendo memoria y justicia por sus compañeras muertas y por ellas mismas.

Foto: Lina Etchesuri
Foto: Lina Etchesuri

 “Ya que no nos están escuchando, nos juntamos a gritarlo. Decidimos decretar el Estado de Emergencia de nuestro movimiento”,  lee Violeta Alegre, académica e integrante de la Colectiva Lohana Berkins, impulsora de este primer Gritazo Trans Latinoamericano. Sintetiza con esa frase el motivo de la convocatoria frente a la Casa Rosada.  La emergencia  fue disparada por los últimos casos de travesticidios en el país que sembraron en sus compañeras la necesidad de exigir un freno. Desde esa rabia y ese dolor se lanzó rápidamente una convocatoria por redes sociales  para convocar al  potente  “Gritazo Trava-Trans Lationamericano” que se realizó hoy.

gritazo-13

El documento:

“Desde el movimiento travesti-trans argentino queremos denunciar cómo las políticas neoliberales del gobierno macrista impactan de manera arrolladora sobre los sectores más vulnerables de la sociedad civil, principalmente en la de travestis, trans y trans-migrantes de la patria grande. Una de esas consecuencias es el incremento de los crímenes de odio, transfemicidios y travesticidios, como el de la compañera Diana Sacayán -militante del campo popular y defensora de los derechos humanos- asesinada el 11 de octubre de 2015 de 27 puñaladas.

Este movimiento se compromete a agotar todas las instancias para que se haga justicia por Diana y por todas las hermanas asesinadas en diferentes puntos de Latinoamérica.

Foto: Lina Etchesuri
Foto: Lina Etchesuri

Hoy decidimos gritar y decretar el Estado de Emergencia de nuestro movimiento.

No queremos que nuestras muertes queden invisibilizadas.

Queremos hacer oir esta furia desde nuestras propias voces, sin ningún tipo de tutelajes. Necesitamos vomitar la ira que venimos acumulando,

Seguimos siendo las que ponemos cuerpo y no tenemos el respaldo que tiene el resto de los movimientos sociales y políticos.

Nuestras vidas, nuestras existencias han sido penalizadas y criminalizadas desde siempre. A pesar del reconocimiento legal a nuestra identidad, no se llega a reparar así el daño histórico que se nos causó. Seguimos siendo expulsadas institucionalmente.

Foto: Lina Etchesuri
Foto: Lina Etchesuri

Este gobierno viene haciendo un vaciamiento de las políticas públicas en relación al acceso a la salud, a la educación, al trabajo, coartando nuestro derecho a elegir quiénes y cómo queremos ser.

Somos el colectivo más vulnerado de nuestra sociedad civil.

Nuestros cuerpos tienen las cicatrices de la violencia institucional sistemática, la cual se ha sostenido y se sostiene por patrones capitalistas, patriarcales, heterosexistas binarios, xenófobos y racistas.

Pero unidas y organizadas también sabemos la potencialidad que podemos tener.

Foto: Lina Etchesuri
Foto: Lina Etchesuri

Nosotras y nosotros conocemos de violencia, sabemos de discriminación y cómo ésta termina en muerte. Pero a pesar de todo, nuestros cuerpos han venido resistiendo y sobreviviendo desde que decidimos romper con las imposiciones culturales. Son ellos quienes mantienen la memoria viva. Nosotres hemos devenido en sujetas políticas, transformadoras de cambios.

Luchamos por la libertad y por la emancipación de los pueblos y de los cuerpos.

Venimos de la terrible orfandad que significa las irrecuperables pérdidas de Lohana Berkins, también asesinada por este sistema que no le permitió sostener su vida como a cualquier otra persona; y de diana Sacayán, a quienes vengaremos gritando con furia cada vez que salgamos a la calle a reclamar nuestros derechos.

No pararemos hasta que se haga justicia.

A las travestis y trans nos matas y nuestras muertes no interpelan ni son motivo para reclamar justicia como otras. Para la sociedad y para el Estado, nuestra muerte así como nuestra vida, no vale nada, no es una vida digna de ser vivida en igualdad de condiciones como la vida de cualquier ciudadano común.

Necesitamos casa, trabajo, salud educación y reparación y para ello, claro, necesitamos estar vivas.

Exigimos dejar de ser las cajas chicas, las “fáciles de justificar” de las fuerzas policiales que ahora, con el aval de este gobierno de derecha, del Poder Judicial, mediático y religioso, implementan políticas de mano dura a través de discursos y prácticas discriminatorias que nos criminalizan y que alimentan el odio hacia nuestras identidades.

Nuestro colectivo ha presentado por primera vez ante el Comité CEDAW un informe sobre la situación actual de los derechos humanos de personas trans y travestis. Allí denunciamos cómo en estos últimos 10 meses recrudeció la persecución, hostigamiento, armado de causas y vejaciones hacia integrantes de nuestro colectivo y cómo esto se agudización nuestras hermanas trans-migrantes. También denunciamos la falta de políticas públicas integrales a nivel nacional, provincial y local para revertir la exclusión a las que nos confina el Estado. La CEDAW acaba de emitir sus recomendaciones en las cuales manifiesta con preocupación la realidad que vivimos e insta al Estado argentino a revertir esta problemática.

En su reciente visita a nuestro país de la Relatora de las ONU Dubravka Simonovic, desde nuestras organizaciones le entregamos un informe sobre la criminalización a defensoras y defensores travestis y trans de derechos humanos, quienes están sufriendo ataques particulares y focalizados, así como la inacción del Estado para prevenirla y combatirla. Necesitamos erradicar la violencia judicial e institucional.

Basta represión y persecución.

Exigimos revisar la figura legal, los tiempos e imputabilidades, ya que no son concordantes con las particularidades con los que estos crímenes de odio son ejercidos sobre nuestros cuerpos.

Queremos soñar un futuro con nuevas generaciones sin violencias, con infancias trans que tengan instituciones con responsabilidades y compromisos paterno-maternales amorosas.

Queremos recordarles, también, que todo esto lo exigimos para que Nunca Más nos roben la niñez.

Nunca Más.

Ya que no nos están escuchando, nos juntamos a gritarlo:

  • Justicia por Diana Sacayán.
  • Basta de Travesticidios.
  • Basta de Transfemicidios.
  • Vivas Nos Queremos.
  • Ni Una Menos.
  • Cupo Laboral Trans YA.
  • Reconocer es reparar.
  • Infancias trans sin violencia ni discriminación.
  • Basta de violencia hacia los varones trans”.

 

Voz propia

Al finalizar la lectura del documento, la poeta y activista trans Susy Shock dice con la claridad que la caracteriza: “Estamos desde las muertes de Lohana y Diana en estado de orfandad. Como colectivo trans  estamos aprendiendo, casi gateando. Por eso, queremos decir que aunque agradecemos las adhesiones,  todo este acto  es nuestro. Es nuestra voz.  Es nuestra lucha. Agradecemos que acompañen, pero  no se olviden de que este grito es absolutamente independiente.”

Susy Shock Foto: Lina Etchesuri
Susy Shock
Foto: Lina Etchesuri

“El gritazo comenzó movilizadas  por todas aquellas que fueron presas, violentadas y asesinadas en el último tiempo”, dice la actriz trans Carla Morales Ríos y agrega: “Yo estoy muy contenta pero  también espero que podamos ser más. Como fue durante el matrimonio igualitario que yo asistí  aunque por ahí no quisiera casarme. Espero que nos hermanemos aún más y que cada movilización trans haya más compañeras y compañeros de otros movimientos feministas y LGTBI apoyando. Igual estoy  esperanzada porque acá hay gente que se compromete en serio  y tiene ganas de cambiar nuestra realidad. Para mí es un logro grupal muy grande estar hoy acá todas juntas”.

Ana Carolina: “Vinimos al gritazo para amplificar las voces del reclamo frente a las agresiones que reciben las travestis porque creemos que cuantas más seamos más se va a escuchar.”

Charo Lopez: “Vinimos a gritar por y con las travestis: basta”.

Maitena: “Me parace importante que los que estamos por fuera de este grupo también lo apoyemos. Tenemos que apoyar que se frene con los travesticidios. Tenemos que lograr que no se mate a alguien porque no se soporta que un hombre o una mujer elijan tener otro sexo .”

“Yo he ido a las primeras marchas a favor del divorcio. Hoy lo ves en perspectiva y parece imposible que no existiera ese derecho. Por eso hay que adherir a estas causas. Yo ya n o estoy dibujando solo dibujo para causas que realmente me den ganas. En este caso me dieron ganas de dibujar ese grito furioso en contra de la violencia, el grito de basta.”

“Exigimos Cupo Laboral Trans Diana Sacayán en el Consejo Nacional de las Mujeres”, dice Alma desde el megáfono  y cierra: “Además, escribimos y defendimos el informe frente a la CEDAW sobre la violencia que recibimos las trans y travestis. El día lunes hemos recibido las recomendaciones. La CEDAW le dice al Estado Argentino que es urgente que las compañeras trans puedan ingresar a un trabajo formal y digno. Esta presentación es el resultado del trabajo de muchas compañeras que va más allá de las organizaciones donde cada una milita porque entendemos que la lucha es una y el horizonte es uno. Tenemos que estar más unidas que nunca”.

Violeta Alegre. Foto: Lina Etchesuri
Violeta Alegre. Foto: Lina Etchesuri

gritazo-6

Alma Fernández Foto: Lina Etchesuri
Alma Fernández Foto: Lina Etchesuri

gritazo-12

gritazo-20

Foto: Lina Etchesuri
Foto: Lina Etchesuri
Foto: Lina Etchesuri
Foto: Lina Etchesuri