Noticias Destacadas

Tucumán

Golpeó a su esposa a la salida de un boliche, se fue solo a su casa y violó a la hija de la mujer

La niña de 12 años dormía en su cama cuando el hombre la despertó, la obligó a caminar hasta un cañaveral cercano y abusó de ellaviolencia-de-genero

Una niña dormía, ayer a la madrugada, cuando su padrastro la levantó de la cama y la llevó a un oscuro cañaveral para violarla. El hecho ocurrió en una vivienda precaria de El Manantial, donde conviven la víctima, que tiene 12 años, y el agresor, de 35.

En esa casa, ubicada en un asentamiento, viven también la madre de la niña y tres hermanos más de la menor. A diferencia de ella, estos últimos sí son hijos del agresor.

Alrededor de las 6, el hombre habría llegado alcoholizado a la vivienda. Entró a la habitación donde dormía la menor y, mediante engaños, logró sacarla de la casa para luego llevarla a un cañaveral. En ese lugar aislado, ubicado en el Camino de Sirga a la altura de la calle Juan Heller, la atacó.

Según informaron los investigadores, la niña luchó contra su padrastro para intentar evitar el abuso pero no lo consiguió. Los exámenes médicos que le realizarían más tarde confirmarían que el agresor logró su objetivo.

La causa ingresó a la Fiscalía de Instrucción de la II° Nominación, que subrogada por la fiscala Adriana Giannoni, como abuso sexual.

A campo traviesa

Las fuentes relataron que, en un momento del ataque, la niña consiguió escapar del asedio de su padrastro y comenzó a correr por la plantación de cañas, mientras el agresor la seguía por detrás. Para avanzar más rápido, la nena se sacó las ojotas de goma que llevaba puestas y continuó la huída descalza. Al acelerar el paso, logró dejar atrás al hombre que, cansado de correr, volvió al asentamiento y se acostó a dormir.

La niña caminó descalza por las calles de tierra de un barrio aledaño al asentamiento en el que vive hasta que una mujer la encontró alrededor de las 6.30. Según se informó, la menor estaba shockeada cuando fue auxiliada por esta vecina, que la cobijó en su casa y mandó a uno de sus hijos a denunciar el ataque en la comisaría de El Manantial.

Los policías actuaron con celeridad y consiguieron aprehender al acusado cuando todavía estaba en su casa. La víctima les indicó dónde había ocurrido el ataque y fue asistida por los médicos. Más tarde, la trasladaron a tribunales para que prestara declaración en cámara gessel. En ese relato, según confirmaron fuentes judiciales, describió que consiguió huir de su padrastro porque el agresor estaba tan alcoholizado que se cayó al suelo y no pudo continuar la persecución.

Las fuentes confirmaron que, como ocurre en estos casos, la niña recibirá asistencia psicológica para intentar superar el trauma causado por el ataque sexual.

Violento

La violación de su hijastra no es el único delito que se le imputa a este hombre. Según señalaron las fuentes, antes de regresar a su casa para abusar sexcualmente de la niña, había estado en un boliche bailable junto a la madre de la menor.

En las inmediaciones de ese local, situado en la esquina de las avenidas Brígido Terán y Benjamín Aráoz, ambos habrían discutido y el hombre la habría atacado a trompadas.

La mujer se acercó momentos después a la seccional 1ª para pedir ayuda. En la comisaría, los policías dejaron constancia de las lesiones que presentaba en la boca y en el rostro, y le recibieron la denuncia.

 

Imagen : La Gaceta