Noticias Destacadas

Del libro Mujeres de Salta Testimonios de vida

Gloria Beatriz Ruano- Campo Quijano

Resuelta, determinada y sencilla, ella realiza, desde siempre, tareas que la sociedad señala, arbitrariamente, como masculinas.

Desde pequeña, sin proponérselo, o sin tener conciencia de ello, hizo añicos los mitos referidos a la mujer .Es, quizás, el ejemplo cercano más acabado de la transgresión a la construcción sociocultural de lo femenino y lo masculino.

Cuenta que, con un padre desempleado y una hermana estudiando, a los diez años comenzó a trabajar en una despensa, trajinando cajones de verdura, luego de sus horas de escuela. Y en la rutina de trabajar para ayudar a su familia, tomó conciencia como ella misma lo afirma de ?lo hermoso que es tener tu plata y no depender de nadie?

pala_cargadora

Gloria maneja con solvencia profesional, una pala cargadora en una compañía minera de la zona. Porque se crió en un taller o porque siempre le gustaron ?los fierros,?según expresa, al comienzo, quiso ser chofer de colectivo aún cuando le faltaba experiencia en vehículos pesados. Pero lejos de amedrentarse adquirió la práctica necesaria en el camión de un amigo. Y de allí a manejar maquinaria pesada solo medió un paso .Ella hace naturalmente simple aquello que para otros/as es inusual y complejo:?subí porque me parecía fascinante andar en una máquina, simplemente me lo propuse y aprendí,?afirma.Con ingenuidad de niña, comenta que le divierte observar gestos de incredulidad de parte de algunos compañeros o de extraños, especialmente porque ella sola realiza el service mensual a la máquina que maneja. Es sencillo advertir por qué sus compañeros no la subestiman o no la discriminan por su condición de mujer .Su sólida experiencia laboral plasmada en un impecable currículum, avalado también por otras empresas donde prestó servicios anteriormente, es la herramienta más persuasiva. Y subraya con absoluta seguridad ?si me discriminaron, si me hicieron de menos cuando intenté hacer algo, no lo tuve en cuenta, sólo tuve en cuenta lograr mi meta?. Y vaya si lo logró .Dispuesto por la propia empresa, ascendió meteóricamente de guiar un autoelevador a conducir la pala cargadora.

Remisera y camionera por elección, Gloria recuerda, casi con disgusto, su trabajo en una carnicería. Llegó allí acuciada por la necesidad y aunque soportó tres largos años, faenar en el matadero o despostar las reses para la venta en el mostrador, no era lo suyo. Se le endulza la mirada cuando da la razón por la cual aceptó este trabajo ?tengo seis hijos a quienes debo darles de comer?.Con la inquebrantable decisión con que eligió su trabajo, también vive sin pareja. Asocia la pareja a la falta de libertad y a la tediosa rutina de tener que dar explicaciones constantemente. Afirma que?nunca fui al padre de mis hijos, le toqué la puerta y le dije: estoy embarazada, necesito esto; como quién dice, la apechugué sola??Me siento feliz por tener seis hijos que es lo más grande que puede tener un ser humano en la vida. Mi sueño es poder lograr que mis hijos estudien y se reciban, que tengan un futuro mejor. Quiero que sean felices. No quiero que trabajen desde chicos como tuve que hacerlo yo .Lo material viene solo?reflexiona.

Hoy, añora no haber estudiado alguna carrera que le permitiera ayudar a la gente. Pero se sabe que sus hijos suelen reclamarle cuando regresa sin su abrigo porque lo regala en la calle a quien lo necesita.

Segura, determinada y sencilla. Así va Gloria por la vida. Abriendo caminos en un mundo masculino, saboreando, impensadamente, las pequeñas victorias cotidianas de ejercer plenamente sus derechos de mujer.

Gloria Ruano es una mujer bien considerada y respetada en su comunidad. Los quijaneños afirman que esto es así, por la amplitud mental de gran parte de la sociedad. Puede que así sea, pero, indudablemente, ha sido Gloria y su permanente tesón, Gloria y su rebeldía, quién abrió este espacio reivindicatorio .Porque estos espacios que transita Gloria, también nos pertenecen a las mujeres. Sus compañeros de trabajo (todos varones) suelen invitarla con alguna frecuencia a compartir asados de camaradería o alguna cerveza en los bares donde se reúnen .Esto tiene una fuerte carga significativa y no es un hecho menor: la consideran una igual. Gloria demuestra que no hay ?trabajos para mujeres? y ?trabajos para hombres?Es la sociedad la que construye relaciones desiguales en las que las mujeres son consideradas seres inferiores, débiles y dependientes .Gloria supo desde niña cuál era el camino de la autoafirmación, de la independencia y sin importar los obstáculos, simplemente lo recorrió.
——————————————————————————–

(1)? Campo Quijano es una pueblo tradicional del Valle de Lerma de 12.000 habitantes, al que se conoce como El Portal de los Andes, ya que es la puerta de acceso a la ruta Nacional 51 que va hacia La Puna .Por él pasan las vías del Tren a las Nubes. Saliendo hacia el Oeste de la ciudad de Salta, a través de la Ruta Nacional 51, en forma directa se llega a Campo Quijano. También por la ruta Nacional 68 hasta Cerrillos y empalmando con la Ruta Provincial 24 o siguiendo hasta Rosario de Lerma por ruta 23 y allí hasta Campo Quijano por ruta provincial 32?.Del sitio oficial e Internet de la Cámara de Diputados de Salta,camdip.gov.ar

FOTO: www.todomaquinaria.com