Noticias Destacadas

Las mujeres y el trabajo

Fuente : ALAI Agencia Latinoamericana de Información

El trabajo es la capacidad del ser humano de cambiar la naturaleza. Este cambio puede transmitirse hacia su entorno o hacia el ser humano mismo. En este sentido, el trabajo es la actividad que da sentido a nuestras vidas, pues es lo que hacemos. Las mujeres, en la historia, han sido una fuerza de trabajo altamente activa, muchas veces no reconocida.

Según la autora feminista Mohanty, el 80% de la fuerza de trabajo mundial proviene de las mujeres. El trabajo ha sido parte de la vida de la mujer desde el comienzo de la sociedad, siendo su gran aporte el trabajo doméstico no remunerado que le ha brindado (incluso hasta a la mujer moderna de hoy en día) identidad de mujer abnegada o mujer madre. Esto cambió por las condiciones y la crisis económica y social desde los años 40? y 50?, que dio lugar a guerras a nivel internacional, la pobreza se estableció y se diferenciaron aún más drásticamente las distintas clases sociales. Como consecuencia, a partir de entonces las mujeres también salieron a trabajar.

La inclusión de las mujeres en el mercado laboral es un paso a la igualdad de género, las mujeres llegan a optar por trabajar dentro de la organización familiar y fuera en el ámbito social buscando un salario para alcanzar una mejor vida. Muchas veces son llevadas a realizar los dos trabajos para complementar la ausencia del elemento masculino, ya que muchos hombres deciden abandonar el hogar y sus responsabilidades en el mismo.

Hoy en día, las mujeres se presentan como trabajadoras, madres y amas de casa. Este cambio entrelaza un sinfín de consecuencias dentro de la familia: madres ausentes del hogar en los horarios de trabajo, abuelos-padres, separaciones o divorcios y los cambios en el mando del hogar entre hombres y mujeres.

Las mujeres han cambiado su manera de intervenir en la sociedad, ya sus papeles como mujer han cambiado. Por ejemplo, el ser madre ya es una cuestión de decisión o el ser madre trabajadora le suma a la mujer una cualidad y una carga extra dentro de sus quehaceres cotidianos. Algunas cosas cambian más lentamente, ahora algunos hombres realizan algunos quehaceres en el hogar ya que son los dos los que trabajan para conseguir el dinero.

Por un lado, el acceso al trabajo asalariado es un paso hacia la libertad y dignidad de las mujeres; toman control de sus vidas y como promotoras de cultura dentro de la familia, han llegado a adquirir otra forma de responsabilidad ante la sociedad. Por otro lado, al participar en el mercado laboral, también son sujetas a las problemáticas que se difunden en el trabajo dentro de la economía global. La realidad laboral es hoy en día, pocas veces justa, digna y, muchas veces, machista.

Con ese panorama complejo se plantean las mujeres de hoy su papel dentro de la sociedad. Las mujeres establecen su identidad y transmiten este entendimiento a sus medios sociales a través del trabajo. Ante estos escenarios, se convierten en mujeres activas, que promueven una resistencia que las hace protagonistas de sus luchas.

– María del Carmen Orantes G., Área de Estudios Sociourbanos

Editorial del Noticierto Maya K’at de la Federación Guatemalteca de Educación Radiofónica -FGER- www.fger.org

http://www.alainet.org/active/36544